Apuntes

Apuntes: No hay que perder el tiempo hablando de la CICIH, porque no viene

DENGUE. Vaya, por fin se dieron cuenta en la Comisión de Salud del CN que el país está en emergencia por dengue y anuncian que se suman a la lucha. jueeeee... De qué sirven ese montón de diputados médicos.

ESPAÑA. Seis de cada 10 centroamericanos que pintan llantas para España son hondureños, y eso no lo dice ni la ASJ ni el CNA, sino, el gobierno de allá. Por si acaso quieren poner a Fofito a desmentir.

PELOTA. Ya no hallan a quién más echarle el muerto por el fracaso de la tal CICIH. Palacio y el Congreso se tiran la pelota, mientras, los más descarados culpan a la ONU.

CLAVO. Ahora sale la resignada bailarina y le echa el clavo a los “conservadores”. Por lo menos desempolvó el epíteto, que no se escuchaba desde los tiempos del gallo colorado, el expresidente Reina.

PACTO. ¡Ahhh! y Doris Gutiérrez cree que tampoco viene por el mentado “pacto de impunidad” cachureco, no así, según ella, por el otro pacto, la amnistía política de Libre, condición sine qua non de la ONU para que venga.

JALA. El asunto es que cada quien jala agua para su molino con la tal CICIH y lo único cierto es que, como dice la del CNA
-aunque la bailarina tampoco está de acuerdo con ella- ya no hay que perder el tiempo hablando de la CICIH, porque ya no viene.

CLARO. Desde el momento en que pusieron a una política y precandidata presidencial en la comisión negociadora, el mensaje era claro que no la quieren. Allá quien se pierde.

CULPA. Bueno, pero como nadie quiere echarse el trompo a la uña por el rollo de la CICIH, que culpen a la Selección de Rueda, a la Iglesia, a los bomberos. Ya de perdido, la culpa es mía, hombre.

RADAR. Bueno, y a propósito de Doris Gutiérrez, ¿y el Pinu qué fin tuvo? Parece que ahora ya no es ni de aquí ni de allá. La bailarina con Libre, la dirigencia genuina con la oposición, y otros mejor desaparecieron del radar.

SUBIÓ. Tres mil empleos a punto de perderse por la reactivación de las invasiones a Azunosa y la bulla es que la ocupación forzosa de tierras, lejos de bajar, más bien subió de 30 mil a 46 mil hectáreas.

ARREGLAR. Y cómo no, con Rafael “anarquía” en la comisión agraria de Chico Fúnez, la cual, supuestamente, iba a arreglar el desmadre de las 30 mil hectáreas invadidas.

TIGRES. Hombre, hubieran traído esos buques de guerra rusos a Puerto Cortés, para que le terminaran de tocar las barbas al tigre. De todas maneras, después de todo lo que han hecho, qué más da.