Reciclaje textil, un negocio divertido que “viaja en el tiempo”

La clave para el negocio de Jeplan es mantener la filosofía de Iwamoto de hacer circular todo

Por:Por Noriko Akiyama / Asahi Shimbun (Japón)




Tokio, Japón
Cuando Michihiko Iwamoto trabajó para una casa de comercio especializada en textiles, se involucró en la producción de ropa de trabajo con hilos hechos de botellas de PET.

Esto le hizo pensar, ¿por qué no "hacer circular todo" devolviendo los artículos usados a su estado original y convertirlos en nuevos productos que vender? Hace diez años, Iwamoto cofundó Japan Environment Planning (Jeplan Inc.), una arriesgada empresa para promover el reciclaje.

La clave para el negocio de Jeplan es mantener la filosofía de Iwamoto de hacer circular todo, manteniendo la diversión en mente. La empresa, con sede en Tokio, ha ampliado su negocio y está generando interés entre el público gracias a sus llamativos proyectos, como la creación de una réplica de la máquina del tiempo impulsada con basura que apareció en el conocidísimo film de 1985 "Regreso al futuro".

Iwamoto, ahora presidente de la firma, fue anteriormente un miembro del personal de promoción de ventas en una casa de comercio textil. En 1995, la Ley de Reciclaje de Envases y Embalajes de Japón entró en vigor.

La ley estipula el papel de los consumidores, las empresas y los municipios en la disminución del volumen de envases y embalajes, que representa alrededor del 60 por ciento de la basura doméstica, según el Ministerio Japonés de Economía, Comercio e Industria. Los consumidores clasifican sus desechos en botellas, latas, botellas de PET y otros artículos. Los municipios recolectan la basura, de la cual las empresas producen nuevos productos.

Iwamoto se dio cuenta de que sería necesaria la participación de varias compañías para lograr su objetivo. Sin embargo, las grandes empresas dudaban en involucrarse en proyectos que consideraban demasiado arriesgados, por lo que comenzó a pensar en fundar una empresa por su cuenta.

En ese momento, Iwamoto conoció a Masaki Takao, entonces graduado en la Universidad de Tokio, que se especializaba en tecnología y administración. En aquellos días, el bioetanol empezaba a atraer una atención creciente. Takao estaba seguro de que era tecnológicamente factible producir etanol a partir de algodón, una de las principales materias primas en la ropa. Así nació la idea detrás de Jeplan.

Han pasado muchos años desde que se desarrolló el concepto de una "sociedad que hace circular los recursos". Sin embargo, según Iwamoto, los progresos concretos hacia este modelo están avanzando muy poco. "Por eso la gente está abordando la cuestión desde diferentes ángulos", dice.

Si Jeplan tiene éxito en hacer circular todo y, como resultado, demuestra su contribución general incluso a pequeña escala, la gente entenderá fácilmente lo que está haciendo y tendrá un incentivo para participar, explica.

Un ejemplo que Jeplan ha tomado es la ropa. El PNUMA informa que "la moda alimenta a una industria en crecimiento y clasifica a la industria textil y de vestimenta como la segunda mayor actividad económica del mundo en intensidad de comercio" (353.000 millones de dólares en 2001).

De los productos textiles del mundo, el 60% está hecho de poliéster y el 30% de algodón. Los costes ambientales para la producción de estos textiles son enormes pero sólo un porcentaje muy pequeño de ropa usada se recicla actualmente.

Jeplan coloca las cajas de recolección en los puntos de venta y los consumidores dejan la ropa allí para reciclarla. Esta ropa usada se envía a las fábricas de la firma en Imabari, prefectura de Ehime. Allí el algodón se convierte en etanol, usado como fuente de energía.

El poliéster se procesaba hasta ahora en la fábrica de una empresa cooperativa para el reciclaje. Sin embargo, este año Jeplan tiene programado completar su propia fábrica para reciclar poliéster en Kita-Kyushu.

No fue un camino fácil que los minoristas finalmente accedieran a poner cajas de recolección en sus puntos de venta. Como el proyecto no tenía precedentes, era difícil obtener su confianza.

JEPLAN_02(800x600)
Un automóvil DeLorean para replicar el vehículo de la película es movido por etanol producto de ropa reciclada.

Se necesitaron casi dos años para que Jeplan firmara el primer acuerdo con el minorista Ryohin Keikaku Co., que opera bajo el nombre Muji. Sin embargo, desde entonces, el número de minoristas que ya han establecido cajas de recolección en sus tiendas (o han acordado hacerlo en breve) ha aumentado a 70.

Jeplan no sólo procesa productos de reciclaje sino que también está desarrollando nuevos productos. Uno de ellos es un paraguas cuyos componentes plásticos son fuertes y reemplazables. El concepto de este producto es, "Vamos a usarlo de forma divertida", reemplazando las piezas de plástico.

La postura de abordar proyectos "de forma divertida" se puede ver a través de las actividades de Jeplan.
Inspirado en la película "Regreso al futuro" -en la que un automóvil que funciona con basura transporta pasajeros de 1985 a 2015- Iwamoto negoció directamente con compañías de Hollywood y logró llevar a cabo un proyecto conjunto con NBC Universal. Compró un automóvil DeLorean para replicar el vehículo de la película.

El 21 de octubre de 2015 -la fecha de destino del viaje en el tiempo representado en la segunda película de la serie- Iwamoto celebró un evento para conducir el DeLorean con etanol hecho de camisetas. Antes del evento, recorrió el país con una caravana presentando el famoso coche.

Permitió que la gente se subiera al DeLorean para ser fotografiada con la condición de que donaran camisetas viejas -para ser usadas como combustible para el coche- y fue tan exitosa que en menos de tres meses recolectaron el mismo número de camisetas que normalmente se recogen en un año entero.

Desde la recolección y reciclado de materiales usados hasta el desarrollo de nuevos productos y la organización de eventos, las ideas únicas de Jeplan de "hacer circular todo" continúan creciendo.

http://www.jeplan.co.jp/en/project/