Enriquecedora jornada en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa

Gaizka Urresti y Joaquín Ruano finalizaron con éxito los dos talleres que se realizaron en el marco del VI Festival Internacional de Cortometrajes EL HERALDO e Ícaro Honduras

Por: Samaí Torres


Joaquín Ruano y su grupo de alumnos en la clausura en el Taller de producción ejecutiva. Foto: Emilio Flores / El Heraldo.
Joaquín Ruano y su grupo de alumnos en la clausura en el Taller de producción ejecutiva. Foto: Emilio Flores / El Heraldo.

Tegucigalpa, Honduras
Mientras en otros recintos se realizaban conversatorios y muestras de cine, en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa (CCET) un grupo de directores y productores estaban inmersos en dos importantes talleres.

Las capacitaciones iniciaron con expectativas que al término de la jornada habían sido superadas.

Gaizka Urresti (España) en el Taller de difusión y promoción de cortos y largos en la era digital, y Joaquín Ruano (Guatemala) en el Taller de producción ejecutiva, ampliaron los conocimientos de los creadores hondureños que se mostraron más que satisfechos por la oportunidad de haber compartido con los dos cineastas que ya cuentan con una amplia trayectoria en el cine de ficción y documental.

Con Urresti los participantes aprendieron cómo realizar la promoción de sus trabajos, los formatos que se manejan para cine y televisión y cómo sacarles un mayor provecho a las plataformas digitales.

Este taller estaba más enfocado a productores, aunque también participaron directores.

En el caso de Ruano, el esquema de su taller era para duplas de directores y productores que ya tienen visualizados futuros largometrajes.

Teoría y práctica fueron los componentes de esta capacitación que tenía como finalidad que al término de la misma los equipos tuvieran más afinados sus proyectos.

Al cierre de los talleres, algunos de los participantes destacaron la importancia de abrir este tipo de espacios para la formación de directores y productores.

"Ha sido muy provechoso el curso y es algo que ya estoy implementando para mi segunda película. Esto nos deja el deseo de querer competir a nivel internacional, ya no solo buscar un mercado nacional”, expresó Abraham Espinoza, director de la película hondureña "De lo que sea".

Impresiones de los talleristas

Joaquín Ruano ya tenía conocimiento sobre el cine hondureño, pero estar en el país le ayudó a conocer información directamente de los creadores.

Su taller le permitió adentrarse en una industria que ha dado pasos significativos si la colocamos en el plano regional.

Que una persona con su experiencia haya compartido con los hondureños es sin duda una oportunidad que ha generado cambios en quienes estuvieron en su taller.

“Siempre que uno junta a un grupo de cineastas en un cuarto durante determinadas horas o días es un beneficio muy saludable... surgen muchas necesidades y dudas, y maneras de resolverlas”, dijo.

El director y productor guatemalteco señaló que es muy alentador ver que Honduras es el país centroamericano con mayor producción de cine en este momento, “digamos que esto aporta a la visión que yo tengo del cine centroamericano, creo que este tipo de intercambios es muy importante para la región y podemos aprender el uno del otro. El cine centroamericano tiene una industria particular por sus fortalezas y debilidades, y digamos que vamos a fortalecer, ya no podemos hablar de cine nacional, tenemos que hablar de cine centroamericano y regional como una condición para poder sobrevivir”.

Para Gaizka Urresti estar cuatro días compartiendo con jóvenes entusiastas del cine hondureño fue interesante y enriquecedor.

El grupo que participó en el taller lo hizo pensar en sí mismo hace varios años, cuando intentaba hacer cine, “eso para mí es muy estimulante”, dijo.

“Creo que ha servido para que alguna gente refuerce lo que ha hecho, que alguien venga de afuera con otra experiencia y que te cuente cosas y veas que no estás tan desencaminado”.

Su participación en este taller le ha hecho confirmar que en Latinoamérica el Estado no cumple la misma función que en países europeos, “hay muy poca participación del Estado en la promoción de la cultura y del cine y se deja mucho más en manos privadas. Y bueno, en ese sentido, es muy importante que toda la sociedad hondureña tome conciencia de que el cine te define, te muestra al mundo, y la administración tiene que jugar una parte activa para favorecer esto, bien sea vía subvenciones o regularizando la situación de los medios de comunicación televisivos para que aporten recursos para la producción de un cine propio... Y bueno, también hay trabajo que hacer en formación, qué es lo que vamos a hacer para capacitar a los productores y directores", puntualizó.