Subida de La Cañada, un martirio para los ciclistas

Unos 300 metros de pendiente castiga fuertemente a todos los pedaleros

Por: Erlin Varela


Los puestos de hidratación ofrecen agua a los ciclistas. Foto: Stalin Irías/ELHERALDO
Los puestos de hidratación ofrecen agua a los ciclistas. Foto: Stalin Irías/ELHERALDO

Tegucigalpa, Honduras
Unos de los sitios más duros para los ciclistas que participan en la Sexta Vuelta Ciclística es la subida que está situada en las inmediaciones a la colonia La Cañada.

La pendiente de unos 300 metros, viniendo de la colonia 21 de octubre hacia la Plaza El Soldado, castiga fuertemente a los pedaleros.

Al subir, muchos de los participantes desprenden gotas de sudor de sus rostros y todos evidencian gestos de fatiga.

A pesar de la dureza del repecho, muchos levantan el pulgar para saludar a la cámara.