Copyright (C) 2017 ElHeraldo.hn El Heraldo Sun, 24 Jun 2018 14:32:12 GMT ElHeraldo RSS Feeds - Columnas Víctimas sin voz El Heraldo



Tenemos que ser más sensibles al dolor de nuestros análogos, máxime en un momento en el que proliferan tantas víctimas sin voz, en un mundo cada día más crecido por las falsedades y el endiosamiento de los poderosos.

Se me ocurre pensar en esos niños concebidos por violación en tiempo de conflictos.

Creo que debiéramos fomentar mucho más la solidaridad con estas gentes que han sobrevivido a la violencia social.

En demasiadas ocasiones, estos chavales quedan en un limbo legal, como apátridas, convirtiéndolos en objetivos fáciles para el reclutamiento por parte de grupos armados, la radicalización, la trata y la explotación.

De igual modo, también podríamos reflexionar sobre el maltrato psicológico y la explotación financiera que sufre el 10% del colectivo de la tercera edad en el mundo.

O, igualmente, sobre esos millones de migrantes que son víctimas del comercio de las redes de tráfico.

Sea como fuere, todo este cúmulo de actividades delictivas no han de quedar impunes.

Es una verdadera inhumanidad, que atañe a cada país e incluso a los más desarrollados, que este tipo de arbitrariedades se sigan produciendo.

Desde luego, hay que impedir con urgencia que los criminales y corruptos se sustraigan a la justicia y tengan la última palabra sobre la ciudadanía.

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes.

Para el liderazgo solo hay un camino: el servicio.

No el servirse, sino estar al servicio, con una entrega generosa a la gente.

Por cierto, ya en su época, el filósofo y economista alemán Karl Marx (1818-1883) solía decir que “el obrero tiene más necesidad de respeto que de pan”.

En vista de estas tremendas realidades que nos circundan, en las que suele prevalecer la lógica del egoísmo y de la violencia, hay que tutelar mejor los derechos humanos, pues cada vez que los abandonamos corremos el riesgo de destruirnos a nosotros mismos.

En consecuencia, nos concierne a todos nosotros establecer mecanismos de cumplimiento.

Sabemos que la equidad, la justicia y la libertad evitan que se acreciente la cosecha de sembradores del terror, pues apliquémonos en la observancia de sus acciones.

De igual manera hay que proteger a aquellos ciudadanos que se encuentran en un estado de sumisión asfixiante, es el caso de ciertos organismos financieros, que lejos de promover avances en su población, los empobrecen, haciéndolos totalmente dependientes de sus sistemas crediticios.

Dicho lo cual, cabe recordar que la limitación del poder es una idea implícita en el concepto del derecho, lo que significa que nadie puede considerarse dominador de nadie, autorizado a pasar por encima de la dignidad de la persona.

Recapacitemos, entonces, sobre la Declaración Universal de los Derechos humanos.

Algo que nos fortalece a todos.

Los principios que recoge son tan relevantes en el momento actual como lo fueron en 1948.

Por eso, hemos de luchar por nuestros propios derechos y por los del prójimo, advirtiendo que si las guerras son siempre una derrota contra nuestro propio espíritu humano, la acción de tantos intereses crueles nos acaban llevando a la tumba a toda la humanidad.

Para desgracia nuestra, algunos que ostentan el mando se han encumbrado tanto en la soberbia que son incapaces de comprender al semejante.

Ahora bien, suelen ser expertos en manipularlo todo, hasta el punto de hacer que el sacrificado parezca un malhechor y el malhechor, el sacrificado.

Es tal la magnitud de estas situaciones y el grado de vidas inocentes que va cobrando, que hemos de estar en permanente vigilancia, tanto de las instituciones como de los individuos.

Además, los gobernantes han de hacer todo lo posible por desarrollar políticas de servicio verdaderamente equitativas para que, en lugar de enfrentarnos, nos insten a un ambiente en el que prevalezcan los vínculos de la concordia, en vez de que aumenten el número de explotados, excluidos y reventados, ante tantas esclavitudes que no cesan.

Nos hace falta, por tanto, activarse en conjunto con decisiones pactadas, críticas y globales, para que cuando menos no haya más corazones inocentes martirizados, a los que se les niegue la palabra, ni tampoco se les escuche desde los podios del imperio.

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1190825-466/v%EDctimas-sin-voz /Opinion/Columnas/ 16346746 Fri, 22 Jun 2018 18:11:01 GMT
Lo rural ante los desafíos ambientales de la Agenda 2030 El Heraldo



Las zonas rurales son lugares claves de interacción entre la actividad humana y el medio ambiente e importantes espacios económicos donde hoy se hace frente a una buena parte de los desafíos ambientales, tanto en América Latina y el Caribe como en el resto del mundo.

Una atención especial y detallada a estas zonas es indispensable para cumplir con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, la cual es un mapa para alcanzar estándares fundamentales sin dejar a nadie atrás.

Las zonas rurales son fundamentales para el cumplimiento de esta agenda.

En efecto, casi ocho de cada diez de sus indicadores están íntimamente vinculados con lo que suceda con las sociedades rurales.

Y dos de cada diez solo se pueden lograr en y con el campo.

Los medios de vida rurales dependen de un ambiente sano, pero a su vez tienen un profundo impacto en los ecosistemas naturales.

Proteger ambos es indispensable para alcanzar un desarrollo sostenible y requiere mantener un delicado balance.

Actividades rurales como la agricultura, la silvicultura y el cambio en el uso del suelo, por ejemplo, generan el 24% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI).

Estos gases aumentan la variabilidad climática y los eventos climáticos extremos, que en 2015 provocaron pérdidas en el sector agrícola de los países en desarrollo que alcanzaron los 13 mil millones de dólares.

El 70% de la pérdida de biodiversidad terrestre se debe a cambios de uso de suelo ligados a presiones agrícolas; pero esa misma biodiversidad y los servicios que entrega son fundamentales para los medios de vida rurales.

Los polinizadores, por ejemplo, son esenciales para el 35% de la producción agrícola mundial.

En las zonas rurales perduran diversas formas de marginación y exclusión social.

Aunque la actividad rural es fundamental para la seguridad alimentaria, las zonas rurales concentran al 75% de las personas que sufren hambre en el mundo.

La actividad agrícola utiliza cerca del 70% del agua dulce que se usa en el mundo y, sin embargo, es en las áreas rurales donde hay menor acceso a servicios de agua corriente y saneamiento.

El avance de la frontera agrícola es la principal razón de la pérdida de bosques a nivel mundial, pero estos son clave para los medios de vida rurales: los servicios ambientales que los hogares obtienen “gratuitamente” de los bosques representan hasta un 22% de sus ingresos totales.

Las actividades que se desarrollan en áreas rurales sustentan a las zonas urbanas.

Les proveen de agua y alimentos, además de contribuir de múltiples formas a su salud y bienestar.

Con más de la mitad de la humanidad viviendo en zonas urbanizadas, es fundamental considerar tanto las dependencias como las relaciones mutuas que existen entre lo urbano y lo rural.

Una correcta planificación territorial rural puede favorecer el desarrollo sostenible al disminuir las emisiones de GEI, mantener ecosistemas valiosos con potencial turístico y preservar las fuentes de agua.

Las zonas rurales también pueden ser importantes proveedores de energía a las zonas urbanas a través de fuentes renovables.

Con las medidas apropiadas, las áreas rurales pueden además funcionar como zonas de amortiguamiento frente a desastres, reduciendo sus impactos en lo rural y lo urbano.

Es evidente que las zonas rurales impactan y se ven impactadas por variables medioambientales.

Es indispensable avanzar en una profunda transformación de las sociedades rurales, a través de una mayor comprensión de las interrelaciones que ocurren en ellas entre lo económico, lo social y lo ambiental, y de los diversos vínculos que existen entre estas y las ciudades.

Olvidarnos de lo rural es ponerle un freno al desarrollo sostenible.

No podremos vivir de forma sana con entornos rurales enfermos y desamparados.

No podremos alimentarnos ni enfrentar la pobreza y la desigualdad en un medio ambiente explotado y contaminado con el 12 % de las especies de la región en riesgo de extinción.

El desafío es claro: sin sociedades y ambientes rurales vibrantes, prósperos, sostenibles e incluyentes, no habrá un buen futuro posible para ninguno de nosotros, seamos urbanos o rurales.

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1190827-466/lo-rural-ante-los-desaf%EDos-ambientales-de-la-agenda-2030 /Opinion/Columnas/ 16346748 Fri, 22 Jun 2018 17:50:25 GMT
Obviamente

E s de creerles cuando dicen no saber de dónde provenía el dinero.

Aunque no les es atenuante, menos eximente.

La suspicacia sobre el origen de las finanzas en la política, es reciente: aparece con la tipificación del delito de lavado de activos y con la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción.

Y con el apoyo, intervención también la llaman, de la comunidad internacional, para librarnos de los flagelos de la corrupción y de la impunidad.

No hemos podido solos y nuestros dirigentes a través del tiempo tampoco lo han querido mucho.

Existía el proverbial secreto bancario suizo.

Allá escondían las oportunidades de un mejor futuro para las próximas generaciones.

Fortunas brotadas del poder, el político y el del narcotráfico, eran respetadas.

Y el respeto casi que era parejo.

No interesaba conocer el origen.

No había persecución penal que inquietara su disfrute.

Los que ahora creen lucirse rasgándose las vestiduras pueden terminar desnudos.

Basta ser mediano observador, ni muy acucioso, para entender lo oneroso de las campañas electorales en todos los niveles.

Obviamente incluía dinero mal habido: del crimen organizado o de las arcas del Estado.

Lo aportado por la empresa privada, mucho para quien trabaja honradamente, ha sido un porcentaje menor del monto gastado.

Igualmente falaz es que con la deuda política se hubiera financiado una campaña.

Eso constituyo modesta proporción.

Con esas afirmaciones también dejan en precario su autoproclamada honestidad y hasta a los incautos que les han creído, los hacen dudar.

Van revelando el cobre de la verdadera pequeñez de los propósitos de sus aspiraciones.

La doble moral también debe ser reñida.

Puede resultar más perjudicial que la inmoralidad de los ya imputados.

Son otros desafíos del combate a la corrupción y por el fortalecimiento de nuestra democracia.

La corrupción abarca más y a más de los que parecen corruptos.

Debe ampliarse su cobertura.

¿Cambio traumáticos de paradigmas?Quizás.

Pero impostergable

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1190572-466/obviamente /Opinion/Columnas/ 16338992 Fri, 22 Jun 2018 14:00:16 GMT
Falacias El Heraldo



Han arreciado las intervenciones de los voceros del régimen defendiendo lo indefendible, insistiendo, con mentiras burdas, que la reelección es un hecho constitucionalmente consumado.

Falso.

La Constitución de la República, documento rector del orden jurídico nacional, que el gobernante Hernández juró ante el pueblo cumplir y hacerla cumplir, así como lo hizo ante la Biblia, sigue viva aun cuando el mismo gobernante pretende vulnerarla con su reelección ilegal.

Tan viva, como fue diseñada en el año 82, con sus artículos pétreos blindados aún contra los desaciertos de una Sala Constitucional que delictivamente ha pretendido embaucar al pueblo con argumentos insustanciales sobre su “inaplicabilidad”.

Los caprichos de un grupito de hondureños que ven en el continuismo la vía para seguir comiendo con manteca, a costas de un pueblo que por otro lado gime por hambre, no serán satisfechos.

El argumento de que los partidos de oposición avalaron la “supuesta reelección” al participar en las elecciones es monumentalmente falso.

Las violaciones a las leyes no se condonan con curitas o parchos, los actos violatorios de las normas constitucionales son delictivos e imprescriptibles, cualquier argumentación al contrario es aberrante y ofensiva para un pueblo que ya aprendió a discernir.

El rintintín de que en Honduras solo falta la reglamentación de la reelección porque todo está aceptado y consumado es, de igual manera, absurdo.

No se puede reglamentar una norma que jurídicamente NO existe; repito NO EXISTE.

La reelección jamás fue sometida ante el Congreso para hacer las reformas constitucionales pertinentes.

La resolución de la Corte sencillamente quedó como es, una resolución en sí inaplicable, por inconstitucional en su esencia.

Los diputados no son papos, ellos saben que no están facultados para modificar los pétreos y han dejado que los bobos caigan en una discusión sin valor, saben también que, jurídicamente, no existe otra salida más que la que dicta el artículo 375, la cual es la restitución de la Constitución a su texto original.

“Ergo”, como dice Oswaldo, el gran amigo constitucionalista, solo un plebiscito podría abrir caminos, para que se puedan modificar los pétreos y, en particular, cambiar ese artículo 375, que es la muralla contra el continuismo, figura política que tanta hambre le lleva un expresidente de no muy gratos recordatorios y un grupito de aprovechados que no pueden vivir fuera del presupuesto.

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1190562-466/falacias /Opinion/Columnas/ 16338831 Fri, 22 Jun 2018 13:59:20 GMT
Niñez y corrupción El Heraldo



En las últimas semanas una serie de actos de corrupción cometidos por funcionarios públicos han saltado a la luz; actos de los que todos hablábamos a nivel privado, pero de los que ninguno de nosotros se atrevía hablar públicamente.

La corrupción es una problemática histórica, reconocida y aceptada en nuestra sociedad, la evidencia más clara de esto, son las altas posiciones que Honduras ha venido ostentando, en los últimos años en los estudios de Transparencia Internacional sobre el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC).

En este estudio se clasifican 180 países según la percepción de expertos y empresarios de la corrupción que existe en el sector público de esos países.

En el 2017, Honduras se ubica en la posición 135 a solo 45 puntos del país más corrupto del mundo, con un aumento 12 puntos en relación al del IPC del 2016, para ahondar en el tema solo basta ver las publicaciones sobre corrupción que muy bien hacen los colegas de ASJ.

La pregunta que todos nos debemos hacer es si ¿la corrupción afecta a nuestras niñas y niños?, la respuesta es un rotundo sí; se ven afectados de dos maneras: por el incumplimiento de sus derechos, los que se ven afectados por el robo o mal uso de los recursos que impide destinar recursos para que accedan a una educación y servicios de salud de calidad, y sobre todo a una vida libre de violencia, negándoles oportunidades de desarrollo que en muchos casos, los obliga a abandonar el país de forma irregular; también afecta su formación moral y cívica como ciudadanas y ciudadanos, sencillamente porque la aceptación o no de la corrupción es algo aprendido en la niñez.

Aun sin tener conciencia precisa de la dimensión de la corrupción, las niñas y niños vinculan la corrupción con cosas negativas y malas para ellos y para su familia porque saben que son actos que muestran el lado negativo de las acciones humanas.

Aprenden a temprana edad que la corrupción está en todas partes, en el ámbito familiar, en la escuela, en el deporte, en la cultura, etc.

y además que tiene mil caras.

Pero, por otro lado, se dan cuenta que ser tramposo (corrupto) tiene beneficios al ser visto como listo, astuto; en la escuela se puede ganar dinero aprovechándose de los más pequeños; en la familia explotando a los hijos y los ancianos; en los deportes se puede ganar haciendo trampa, en los medios ven que hay abuso de poder de las autoridades y de los gobernantes… y lo peor de todo, es que aprenden a temprana edad, que ser corrupto no trae consecuencias, ya que la mayoría de los casos de corrupción en Honduras quedan en la impunidad, dejando un mensaje muy negativo no solo para la niñez sino para la sociedad en su conjunto.

Con el ejemplo e información que niñas y niños reciben cotidianamente (en sus casas, escuelas, iglesias, medios informativos, etc.

) son capaces de percibir su realidad, interiorizarla y después llevar a cabo sus propios actos que son únicamente una repetición de paradigmas aprendidos y que muy pocas veces se pueden romper acompañándolos en su vida adulta.

En la corrupción participan tanto adultos como menores, hombres, como mujeres, personas con altos puestos como las de menor rango, con escolaridad y sin escolaridad, etc.

Esto se refleja al ofrecer mordidas a los policías, agentes de Tránsito, pagar por qué un trámite se haga más rápido, comprar árbitros o jueces, vender sexualmente a los menores, etc.

; así como en actos violentos como robos, asesinatos, prostitución, secuestros y narcotráfico, etc.

, etc.

La corrupción es un mal que daña a la sociedad, a sus instituciones y a sus miembros, se puede prevenir, pero, es necesario tener más información, conocerla y explicarla.

Si se quiere sanar a la sociedad hondureña y construir una nueva Honduras, no basta con tener leyes anticorrupción, se necesita una política de cero tolerancia a la corrupción y voluntad de todos los poderes del Estado para aplicarla; y además, que las autoridades y los padres retomen el camino de la educación centrada en valores como honestidad, solidaridad, respeto, verdad, justicia, benevolencia, etc.

, para generar una cultura anticorrupción, preparando a los niños de hoy, ya que son ellos los únicos que pueden transformar nuestra sociedad, siempre y cuando se les educa no solo con la palabra sino con el ejemplo, recordemos que solo el 30% de lo que aprendemos en nuestra niñez vine de la palabra, el 70% lo aprendemos con el ejemplo.

Lo que hoy está viviendo Honduras es una prueba no solo para las autoridades, los partidos políticos sino también para la sociedad en su conjunto, la pregunta que todos nos hacemos es ¿estará Honduras dispuesta a pasar el examen sin importar quién o quiénes caigan o qué estructuras de poder se vean afectadas? Como hondureña no quiero perder la esperanza y espero que así sea

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1190560-466/ni%F1ez-y-corrupci%F3n /Opinion/Columnas/ 16338823 Fri, 22 Jun 2018 13:57:32 GMT
Las tareas de Hércules y la irreductible esperanza El Heraldo



Durante doce años de servicio al rey Euristeo -asumidos como expiación por grave conducta-, Heracles (conocido por los romanos como Hércules) debió realizar doce portentosas hazañas que la mitología y tradición recogieron como “los doce trabajos” o “labores”.

En la mayoría de ellas, el más importante de los héroes debía matar o someter (para recuperar) un animal o planta mitológica, usualmente de terribles características.

Matar al león de Nemea, eliminar a la hidra de Lerna, capturar a la cierva de Cerina y luego al jabalí de Erimanto, limpiar los establos de Augías, deshacerse de las aves de Estínfalo, capturar el toro de Creta, robar las yeguas de Diomedes, hurtar la faja de Hipólita o el ganado de Gerión, robar las manzanas del jardín de las Hespérides y capturar al Cerbero para sacarlo del Hades (inframundo).

Originalmente diez, Euristeo se negó a reconocer un par -la muerte de la hidra y la limpieza de estiércol- porque el héroe recibió ayuda o apoyo, primero de su sobrino Yolao, y en la otra de los ríos Alfeo y Peneo, que Heracles desvío para lavar la inmundicia.

La hidra era un monstruo despiadado en forma de serpiente de múltiples cabezas, que al ser cortadas se regeneraban en dos por cada una que le era cercenada.

Por su parte, los establos eran ocupados por más de mil vacas, todas ellas inmortales y productoras de grandes cantidades de boñiga que no había sido limpiada en al menos treinta años.

Por sí solas, estas eran labores harto difíciles de cumplir, por lo que Heracles debió sentirse decepcionado cuando Euristeo le dijo que no las tomaría en cuenta (eso no lo narra la tradición, pero podemos imaginarlo).

En la lucha contra la corrupción e impunidad -que desde hace varios años se libra en el país, con muchos héroes anónimos haciendo no diez ni doce tareas, sino muchas más, con escasos recursos, sacrificados esfuerzos y magros resultados, poco o nada apreciados- resulta tentador evocar el bestiario mitológico que debió enfrentar el magno personaje de portentosa fuerza, pues precisamente esas dos faenas no reconocidas son muy parecidas a las que desafían investigadores, fiscales y jueces anticorrupción.

Cual hidra de Lerna, la corrupción tiene cien o diez mil cabezas, complicadas de someter y eliminar, y la inmundicia acumulada en más de treinta años luce titánica e imposible de limpiar.

La última investigación penal integrada de la Misión de Apoyo contra la Impunidad y la Corrupción en Honduras (Maccih-OEA) y la Unidad Fiscal Especial contra la Corrupción y la Impunidad del Ministerio Público (Ufecic-MP), denominada Pandora, no solo recuerda ese esfuerzo conjunto de Heracles y su sobrino para vencer a la hidra, sino que acude a la imagen de aquella tinaja o caja que una curiosa Pandora (la primera mujer creada por Hefesto) abrió, dejando escapar de ella todos los males del mundo.

Fieles al mito sabemos que, aunque catastrófico (para muchos), en el fondo de la caja queda el espíritu de la esperanza, una que debe inspirarnos -de una vez por todas- a limpiar el establo, así se encuentre lleno de vacas sagradas o minotauros.

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1190719-466/las-tareas-de-h%E9rcules-y-la-irreductible-esperanza /Opinion/Columnas/ 16343377 Thu, 21 Jun 2018 13:54:20 GMT
La doble tragedia de los niños enjaulados El Heraldo



La primera imagen fue un niño enjaulado, muerto en llanto, apretaba sus deditos en la verja, clamaba algo.

Conmovió, indignó.

Aclararon que la foto fue durante una protesta contra la separación forzosa de sus padres y detención de menores, que comete el gobierno de Donald Trump, pero que algo parecido sufren miles de infantes al cruzar de forma irregular la frontera de Estados Unidos.

Las abyectas jaulas encierran a cientos de hondureñitos en su doble tragedia de huir de una sociedad rota y encontrar una autoridad despiadada.

Inevitablemente muchos se han acordado de los primeros pasos del nazismo alemán, que dividió las familias judías especialmente, para luego cometer lo que todos sabemos y abominamos.

Trump y sus funcionarios se excusan con soberbia en su declarada política de “cero tolerancia”, que considera un delito criminal entrar al país sin el trámite oficial; así, encarcela y enjuicia a los padres inmigrantes y recluye a los hijos que los acompañan en los denigrantes guetos, enrejados, vigilados por cámaras y guardias armados.

El inconmensurable imperio romano cometió errores similares; no supo manejar la inmigración masiva y terminó derrumbándose.

La avariciosa e insaciable actitud de sus emperadores ejercieron una presión inaguantable en las poblaciones del entorno, empobreciéndolas, reprimiéndolas, desplazándolas; entonces crecía la resistencia y Roma aumentaba la opresión, hasta que fue imposible: lo que consideraban pueblos bárbaros la inundaron, desdibujaron, extinguieron.

En nuestra época, la riqueza del hemisferio norte es directamente proporcional a la pobreza del sur.

Mientras Estados Unidos, Canadá, Europa y parte de Asia se regocijan en la abundancia, aquí abajo, en la América sufrida y en el África subsahariana, la pobreza, inseguridad, desigualdad, injusticia y la barbarie hacen la vida miserable.

El capitalismo feroz, la globalización y las leyes de mercado solo los benefician a ellos.

No tienen mejores explicaciones las imparables movilizaciones humanas que desde el África negra huyen del hambre y se lanzan en miles de pateras precarias y sobrecargadas a navegar en un Atlántico revuelto y frío; o los desplazados árabes que escapan de la guerra a través de un Mediterráneo supervigilado; y los millares de latinoamericanos que hacen la travesía mortal por México, expuestos a las pandillas y al desierto.

Es seguro que si tuvieran paz, desarrollo, esperanza, nadie quisiera irse a lo desconocido, peligroso, humillante; no hay mejor cielo que el propio.

La separación de las familias y la reclusión de niños en jaulas ha indignado a medio planeta, desde el rechazo de la primera ministra británica Theresa May, al papa Francisco o la presentadora de NBC que al leer la noticia no pudo contener el llanto ni seguir con el noticiero.

Pero lo que probablemente ha hecho replantearse la ignominiosa medida a Trump son las elecciones de noviembre para elegir parte del Senado y que podrían darle un revés a su partido.

Los gobiernos centroamericanos, incluido el de Honduras, por supuesto, reclamaron al estadounidense, pero es difícil frente a la arrogancia, deshumanización y animosidad en contra de los inmigrantes que exhibe desde siempre Trump, llamándolos delincuentes, criminales.

De verdad que recuerda mucho al imperio romano; los pueblos visigodos, vándalos o hunos, ahora son otros, pero con las mismas necesidades, temores e indignaciones.

Todo mundo sabe que para terminar con la emigración masiva se deben cambiar las causas y motivaciones que la generan; si las naciones ricas y hegemónicas siguen con su postura subdesarrollante no podrán pararla.

Ojalá nuestro país encuentre pronto ese camino del progreso, para que nadie tenga que irse.

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1190718-466/la-doble-tragedia-de-los-ni%F1os-enjaulados /Opinion/Columnas/ 16343349 Thu, 21 Jun 2018 13:30:52 GMT