Copyright (C) 2017 ElHeraldo.hn El Heraldo Sun, 18 Feb 2018 09:05:53 GMT ElHeraldo RSS Feeds - Columnas Financiar la formación docente en Honduras El Heraldo



En el debate internacional, la necesidad de invertir en la formación docente es un tema que cada vez adquiere menor discusión.

Las claras ventajas comparativas entre quienes invierten bien y quienes no son más que claras.

Es más, hay cierto consenso de que el futuro de las reformas educativas pasa en gran parte por el futuro de las reformas en la formación de los docentes.

El financiamiento de las reformas educativas es, sin duda, la principal preocupación de los responsables de la toma de decisiones.

Las grandes expectativas planteadas en diversas leyes educativas versus la escasez de recursos se convierten en una gran contradicción que impide que lo que se propone en las leyes se haga efectivo en la práctica.

Por ello, las reformas deben ser prudentes y deben ser dosificadas.

Si los que aprobaron la Ley Fundamental de Educación no tenían claro de dónde saldrían los recursos financieros para implementarla, mejor no la hubieran aprobado.

Hay que recordar que en el campo de la política pública no se debe planificar el fracaso.

En América Latina, la historia reciente nos ha mostrado que no basta con formular nuevas leyes educativas que expresan deseos de mejoramiento.

Generalmente esos deseos no se cumplen.

Las lecciones aprendidas nos muestran que no hay reforma sin la claridad concreta de dónde se van a adquirir esos recursos económicos que permitirán concretizar esa reforma.

Dicho en otras palabras, la Ley Fundamental de Educación no es una reforma educativa.

Es el marco jurídico que le da vida a una posible reforma.

En el centro de esta reforma está la reforma de la formación de los docentes.

Resulta que en el centro de la reforma de la formación docente está la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán.

Sin embargo, a varios meses de la reconfiguración de la nueva formación docente, hoy se puede afirmar que no se cuenta con los recursos suficientes para refundar esa formación de los nuevos docentes.

La UPNFM puede actuar de manera protagónica, si tiene el apoyo de la clase política, sobre todo del Poder Ejecutivo y Legislativo.

De lo contrario, no solo se puede convertir en un fracaso, si no en una desesperanza para la sociedad hondureña.

Sería el primer fracaso significativo de la Ley Fundamental de Educación.

Si la UPNFM es la esperanza para que esta reforma camine, también se puede convertir en la responsable para que esta reforma fracase.

Todo depende de la capacidad de gestión que tengan sus nuevas autoridades para gestionar los recursos financieros necesarios para su funcionamiento.

Vale decir, si no hay financiamiento, lo que habrá será una buena intención y una poca capacidad instalada para desarrollar esta nueva formación docente.

Sin darse cuenta, la UPNFM y sus autoridades se han convertido en uno de los motores de la reforma educativa nacional.

Todo este nuevo papel de la UPNFM coincidió con un nuevo equipo directivo.

Pensar en refundar la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán se convierte en un gran desafío.

En este contexto, considero tres aspectos que el rector de la UPNFM debe tomar en cuenta para enfrentar estos nuevos desafíos:En primer lugar, el rector debe reconocer que debemos aceptar que uno de los grandes problemas que asisten a las políticas de formación docente contemporáneas tienen que ver, por un lado, con que forman parte fundamental del discurso de los políticos y, por otra parte, que estos políticos generalmente no pueden llevar a la práctica tales políticas.

El rector Hermes Alduvín Díaz debe convencer a los políticos que no puede haber reforma si no se reforma la formación docente y, sobre todo, que no puede reformarse la formación docente si no se tiene el financiamiento necesario.

En segundo lugar, con la reforma educativa se debe tener claro que la normativa aprobada es la condición necesaria, pero no suficiente.

Las leyes no son la reforma, pero sin ellas la reforma educativa no se llevará a cabo.

Por ello, este artículo tiene el propósito de llamar la atención a las personas que toman decisiones para que formulen mecanismos suficientes para financiar la formación docente en Honduras.

Repito, no puede haber reforma de la formación docente sin el financiamiento necesario para impulsar esta nueva formación.

Por último, el rector sabe que, en la sociedad actual, ya no solo basta con que los docentes tengan una formación universitaria, sino que también tengan acceso a ciertos códigos culturales que son parte de la sociedad del conocimiento y que generalmente la universidad no puede brindarlos.

Por ello, la formación inicial y permanente de los docentes son parte de los temas centrales y de los nuevos desafíos que se le presentan a la UPNFM.

Estas nuevas autoridades se presentan como una alternativa política para la promoción de cambios.

Por primera vez, la UPNFM tiene un rector que tiene un doctorado en Educación.

Sin embargo, él debe poseer los necesarios argumentos para gestionar y demostrar que la UPNFM es la alternativa pedagógica para generar ese cambio.

De lo contrario, quedaremos siempre reuniéndonos con los ministros de turno para negociar el presupuesto.

La experiencia latinoamericana nos ha mostrado que no hay reforma sin docentes y, yo agregaría, no hay reforma docente sin financiamiento.

Nuestros políticos pueden pasar a la historia como unos mentirosos por aprobar una ley sin financiamiento.

A la inversa, los políticos pueden mostrar que la Ley Fundamental de Educación puede ser el motor que permita que Honduras comience a transformar su sistema educativo de manera integral.

En el campo de la política educativa, se trata de convertir lo deseable en posible.

Ese es el desafío.

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1153183-466/financiar-la-formaci%F3n-docente-en-honduras /Opinion/Columnas/ 15293601 Thu, 15 Feb 2018 18:00:29 GMT
La apuesta por la familia humana El Heraldo



Me gustan las gentes que sonríen de corazón a pesar de sus pesares, aquellos que hacen el propósito de mantener una actitud de disponibilidad, de comprensión y benevolencia hacia nuestros análogos, siempre dispuestos a apoyar labores solidarias que nos encaminen en la buena dirección, al bienestar social que todos nos merecemos.

Ciertamente, vamos a necesitar de un cambio profundo.

Quizás, más pronto que tarde, deberá llevarse a cabo en este mundo globalizado como jamás.

Para empezar, considero prioritario una economía más respetuosa con el ser humano y su entorno.

No se trata de un crecimiento del consumo material, sino de una evolución más interna, para poder dignificarnos y fraternizar esa visión humanística, donde nadie quede relegado, sino reintegrado en ese avance de familia humana.

Por tanto, no podemos desprendernos de los vínculos, de ahí la importancia de apoyar la labor de la comunidad internacional orientada a engrandecernos como ciudadanos pensantes, a través del pleno empleo y del trabajo decente, la igualdad entre los sexos y un desarrollo equitativo más justo, tanto en el aspecto monetario como en la esfera cultural y ética.

No caben estas tremendas usuras y desigualdades entre la familia humana.

Precisamente, en la actualidad, el motivo principal para migrar está ligado directa o indirectamente a la búsqueda de un empleo digno.

En este sentido, la Organización Mundial del Trabajo (OMT) calcula que unos 150 millones de trabajadores son migrantes —es decir, un 4.

4 por ciento de la mano de obra mundial—, de los cuales el 56 por ciento son hombres y el 44 por ciento, mujeres.

A nivel mundial, los trabajadores migrantes tienen una tasa de actividad más alta que los locales: un 73 y un 64 por ciento, respectivamente.

Bajo estos datos, tenemos que aprender a no quedarnos pasivos ante nada, puesto que todo es patrimonio común de la familia humana, tanto por mar, como por tierra o aire.

En consecuencia, hemos de buscar entre todos, por toda la faz del planeta, que cohabiten entre nosotros atmósferas más equitativas.

Con la equidad el espíritu es otro, cuando menos más armónico.

Si, como se ha visto, el espíritu olímpico es el símbolo más importante de la paz en el mundo; también la mano tendida y reconciliada puede ayudarnos a hacer familia y, por ende, a encontrar el camino de lo justo, ya que este aliento global no se tradujo todavía en una nueva era de prosperidad colectiva.

Cuesta admitirlo, máxime sabiendo que los únicos gozos auténticos son los que provienen de vivir en comunidad, compartiendo.

A propósito, ya el inolvidable escritor colombiano Gabriel García Márquez (1927-2014), no perdía la esperanza y pensaba que todavía no era demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra; y, verdaderamente, yo también así lo pienso.

A mi juicio, esto sucederá el día que nos rijamos por el orden impreso en la conciencia humana.

Se trata de que abandonemos el territorio de confort o el de la indiferencia, para poder donarnos, colaborando y cooperando cada uno, por el bien de los demás.

Desde luego, es una lástima que aún no hayamos aprendido a hacer familia con el corazón, aparte de garantizar un trabajo decente y útil para todos, que es lo que realmente injerta una protección adecuada a los hogares, elemento esencial de cualquier desarrollo económico y social sostenibles.

Para desgracia nuestra, el informe de referencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestra que si bien la tasa de desempleo mundial se está estabilizando, el desempleo y los déficits de trabajo decente se mantendrán, en este año 2018, con niveles persistentemente altos en muchas regiones del mundo.

Deberíamos, pues, afrontar los desafíos del mundo actual con más coraje y capacidad de análisis crítico, ya que pueblos y ciudades bien gobernados y administrados son el camino hacia el ansiado desarrollo sustentable y sostenible.

De entrada nos anima que la equidad de género y la unidad mundial se hayan ubicado en el centro de la agenda de la ONU para este ciclo.

Algo puede ser todo, no lo olvidemos.

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1153182-466/la-apuesta-por-la-familia-humana /Opinion/Columnas/ 15293600 Thu, 15 Feb 2018 18:00:19 GMT
Monstruos El Heraldo



Qué raro el contenido de la última nota del secretario general de la OEA al Presidente de la República.

Parece decir lo que suponemos no quiere decir.

Genera esperanzas para quienes se sienten amenazados por la determinación con que la Maccih y su vocero tratan de ayudarnos y de cumplir, precisamente como lo expresa el señor Almagro, lo que han asumido como deuda con el pueblo hondureño.

La comunicación específica versaba sobre la situación derivada de los problemas legales de su enviado a coadyuvar a las reformas electorales, el señor Colom.

Lo que se agradece, pero sobra, cuando aquí todos conocemos cuáles son las reformas electorales impostergables, desde hace años, y que lo que no ha existido es determinación en la voluntad política local ni en la comunidad internacional para que, como en otras ocasiones, obligara a aprobarlas a los políticos en el poder, por nuestro propio bien.

No, si nos arde que tengan que venir extranjeros a hacer lo que nuestros políticos deben hacer y no hacen.

Cada vez que el jurista Juan Jiménez Mayor habla sentimos como sal sobre nuestras heridas: verdades dolorosas que tendrían que haber salido de los operadores de justicia nacionales.

Pero el señor Almagro sale con cuestionamientos velados como improcedentes contra la gestión de la Maccih.

Es lo lejos que está Washington y lo cerca que pueden estar potenciales imputados.

Tuvimos reservas en los inicios de la Maccih, queríamos resultados inmediatos.

Porque soñamos con que al detenerse la corrupción, la miseria y la desigualdad resultantes tendrían que acabarse.

Pero hemos entendido que son monstruos los que enfrenta por nosotros, monstruos de diferentes orígenes, partidos y gustos, pero unidos en sabotear la lucha anticorrupción.

De un extremo ideológico, como axiológico hasta el otro, coinciden en que el enemigo común es la Maccih.

¿No es la mejor señal de que cumple con su trabajo? Harán “lo que tengan que hacer” para destruirla.

No les ayude, estimado secretario Almagro*Artículo del 14 de febrero

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1152987-466/monstruos /Opinion/Columnas/ 15288231 Thu, 15 Feb 2018 17:39:00 GMT
Las lecciones del tráfico El Heraldo



La maniobra no solo fue osada y suicida.

Apenas vi el manchón gris con el rabillo del ojo izquierdo y no sentí la ráfaga de viento porque llevaba arriba la ventana.

La mancha casi se hizo “borrón sin cuenta nueva”, si un conductor atento no hubiera realizado su propio acto de supervivencia.

El susto no impidió que el desjuiciado conductor siguiera de largo, rebasando en contravía la fila a paso de tortuga, hasta que le perdí de vista tras una curva (ahí bajé el vidrio para captar un estruendo a lo lejos, que por fortuna no ocurrió).

El tiempo de larga espera para llegar a un movimiento vehicular más fluido me dio oportunidad de reflexionar en cómo el comportamiento vial de conductores y peatones es un fiel reflejo de cómo funciona nuestro país.

Como tal, no es por falta de normativa que muchos de esos unos y de esos otros hacen lo que les da la gana en calles, carreteras, aceras y orillas del camino, sino por una franca desobediencia, pocas veces fundada en la ignorancia, más bien en la viveza e irrespeto al bienestar colectivo.

Sonrío con dificultad cuando me acuerdo de aquella charla que me brindaron antes de alguna de las renovaciones de mi licencia de conducir.

El concepto de “conducción defensiva” que daba el uniformado tenía algo de aceptación anticipada de la imposibilidad de evitar un comportamiento anómico y hostil de quienes se sientan tras un volante.

Recuerdo haber sentido un sudor frío bajar por la espalda, cuando trataba de imaginar cómo podía “defenderme” desde mi pequeño sedán contra un furioso tráiler sin frenos o una destartalada volqueta, comandada por un gomoso.

El episodio que narro al iniciar esta columna lo veo con frecuencia, hasta ahora -para mi salud mental- sin percance e impune.

No se necesitan señales verticales ni policías para saber que se pone en riesgo la vida y propiedad de quienes circulan en su carril; es más, no hay prohibición que valga ni autoridad que castigue las infracciones.

Sencillamente, es selva e impera la ley del más fuerte.

El insensato conductor de mi historia seguro tenía “buena excusa”: atraso para llegar al trabajo, escuela, universidad o, sencillamente, prisa.

Así suele pasar con quien infringe la ley: tiene “su” motivación, hilvanada con argumentos personales, institucionales, solidarios y hasta heroicos, que es deber nuestro aceptar o apañar (evitar males mayores, salvar a la patria, emular a Robin Hood, por citar unos cuantos).

En el improbable caso que se encuentre con un agente del orden, no dudará en utilizar esa argumentación como salvoconducto y si no funcionara, acudirá a la estratagema favorita: el “artículo 100” o el “artículo 500” (no se trata de alguna justificación legal: así llaman en tribunales al papel moneda que se convierte en útil separador de folios en expedientes de naturaleza compleja).

Antes de llegar a mi destino, se me atravesaron dos peatones (debajo de un puente para ellos), casi colisiono con un autobús que se detuvo donde quiso y vi una patrulla policial subiéndose a una mediana.

Caviloso, supe sobre qué escribir hoy.

¡Tenemos trabajo por hacer con nuestra gente en nuestro país!

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1152989-466/las-lecciones-del-tr%E1fico /Opinion/Columnas/ 15288233 Thu, 15 Feb 2018 17:38:50 GMT
La corrupción y la competitividad agrícola El Heraldo



El gran sueño es que todo ser humano tenga un plato de comida nutritivo tres veces al día, ver los campos cubiertos de cultivos y de ganados alcanzando las productividades óptimas en armonía con el medio ambiente, con el crecimiento de la población humana y el fortalecimiento económico de la nación.

También es un gran sueño quitar todo aquello que impida o que sirva de tropiezo para que el ser humano alcance una vida digna, productiva y decorosa.

En este sentido, cuando a las manos de un ciudadano sin ética y sin responsabilidades públicas llega un expediente de denuncia de corrupción en la que una cantidad de sistemas de riegos agrícolas no fueron construidos, pero fueron pagados a los supuestos constructores, en realidad está claro, no solo se violó la ley y que el Estado perdió una cantidad importantes de recursos, sobre todo, además, se trata de que una cantidad valiosa de hombres y mujeres de nuestros campos se han quedado esperando esas obras para cultivar y cosechar sus pequeños sembradíos y con sus productos prorrogar pobremente sus pobres vidas y las de su familia.

Lo mismo que llegue a manos de este mismo ciudadano sin ética y responsabilidades públicas una denuncia de corrupción epidemiológica, refiriéndose, a un ganado bovino enfermo de tuberculosis o cualquier otra enfermedad zoonótica (afección que afecta al hombre y a los animales) y permita el tráfico del ganado enfermo y la diseminación de la enfermedad contagiando niños, mujeres, hombres, otros animales y encubra el caso.

No solo viola la ley sino que condena a la muerte a los ciudadanos contagiados que consumen la leche y carnes de estos animales enfermos.

Ciertamente, los hondureños están cansados de que en su vida cotidiana nada mejore, están cansados de que su existencia sea cada vez más pesada y más dura, están cansados de los sacrificios que se les impone sin ningún resultado que les lleve beneficio.

Es urgente aplicar la justicia porque, desde hace mucho tiempo, jamás los hondureños han tenido un sentimiento tan fuerte de injusticia, donde los sacrificios no se reparten equitativamente ni los derechos son iguales para todos.

La corrupción es un vicio, una cultura, un acto indignante reñido con la ley, es un cáncer maligno que con la permisividad hace metástasis en todo el sistema y en toda la sociedad vulnerable nacional y extranjera.

La corrupción no permite el desarrollo y el progreso de una nación y de su pueblo.

En este rumbo, anulando la corrupción, seremos más competitivos, lo cual significa tener la capacidad de atraer el interés de accionistas (capital económico), de empleados (capital intelectual) y de los clientes (ventas).

Ser competitivo exige ser más eficiente y eficaz pues los consumidores demandan mejor calidad, precio y tiempo de respuesta; la sociedad demanda mayor respeto a la ecología y los accionistas mayor rendimiento para su capital.

Existe un gran desafío agrícola y social que las autoridades del planeta interpretan muy bien, y es que el crecimiento de la población es mayor que la producción mundial de alimentos, de allí que las distintas agriculturas que se practican deben ser modernas, tecnológicamente articuladas a las necesidades comerciales y sociales.

Es bueno que en Honduras los productores agroindustriales, banqueros, gobierno y academia adopten medidas urgentes y necesarias en todo este proceso de cambio tecnológico para insertarse en el mundo agrícola globalizado; de lo contrario contribuirán a que la agricultura hondureña se rezague y que, simplemente, muchos empresarios abandonen la actividad.

Finalmente, digamos pues no a la corrupción y sí a la honrada competitividad agrícola

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1152988-466/la-corrupci%F3n-y-la-competitividad-agr%EDcola /Opinion/Columnas/ 15288232 Thu, 15 Feb 2018 17:38:37 GMT
La batalla perdida contra la tecnología El Heraldo



Más allá de las especulaciones propias del mercado, uno de los motivos por los cuales el Bitcoin en particular ha caído casi a la mitad en estas últimas semanas es porque los gobiernos miran, cada vez con más recelo, a las criptomonedas e intentan controlarlas.

No es para menos, es que su poder -su “soberanía”- corre riesgo de desaparecer.

Los ministros de Finanzas y jefes de bancos centrales de Francia y Alemania, en una carta al ministro de Hacienda de Argentina que hoy detenta la presidencia del G-20, pidieron un informe internacional sobre las criptomonedas, un reporte del FMI sobre las implicaciones para su estabilidad financiera y trabajar para una acción “transfronteriza” para regularlas ya que “podrían presentar riesgos sustanciales para los inversores (que)… pueden ser vulnerables a crímenes financieros”.

Pero la parte sustancial de esta carta se ve cuando dicen que “a largo plazo también podrían emerger riesgos… en el campo de la estabilidad financiera”.

Es que los políticos no están solos.

Si algo caracteriza al sistema monetario actual dominado por los estados -que se atribuyen el monopolio de la moneda- es que está acompañado por los grandes bancos que son socios incondicionales al punto que los han rescatado, varias veces, con cifras multimillonarias a costa de los impuestos de los empobrecidos ciudadanos.

Así, pareciera que Barclays seguirá a otros bancos en EE UU al impedir que los clientes compren criptomonedas con sus tarjetas de crédito.

Barclaycard es uno de los mayores proveedores de tarjetas en Reino Unido y EE UU que aún no ha anunciado formalmente la prohibición que si ya comunicaron Lloyds Banking Group Plc y Virgin Money, siguiendo el ejemplo de JP Morgan Chase & Co.

y Citigroup.

Claro que siempre hablan de defender a los clientes -como si estos fueran niños estúpidos que no pueden manejarse por sí mismos- para que no acumulen enormes deudas por la compra de moneda virtual si su valor se desploma, dijo una portavoz de Lloyds.

Al regulador financiero japonés no le faltó excusa para empezar a inspeccionar las sedes de las casas de cambio de criptomonedas tras el robo masivo perpetrado contra Coincheck -cuando desaparecieron unidades de la moneda digital NEM valoradas en US$530 millones- que es un servicio de billetera y cambio con sede en Tokio que opera intercambios entre bitcoin/ether y monedas fiduciarias en Japón, y transacciones y almacenamiento bitcoin en otros países.

Las inspecciones realizadas por la Agencia de Servicios Financieros de Japón tienen la finalidad de “examinar sus sistemas de gestión interna, incluida la gestión de riesgos”, reveló el ministro japonés de Finanzas.

Y se pidió a los 32 operadores de monedas digitales del país, incluido Coincheck, conocer sus medidas para proteger los activos de sus clientes.

Japón es el segundo país con mayor volumen de mercado de criptomonedas.

En fin, hablando de tecnología que pueden saltar las fronteras, ya les caerá el turno a Elon Musk, creador de Tesla, Jeff Bezos -el hombre más rico del mundo fundador de Amazon- , CEO de Blue Origin y Richard Branson, dueño de Virgin Galactic que compiten por la creación de cohetes y naves para viajes interplanetarios.

Seguramente, en la medida en que los políticos sientan que su “soberanía” está comprometida, saldrán a regularlos para “defender” a los ciudadanos y, por cierto, conseguirán lo que siempre logran: retrasar el desarrollo social

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1152740-466/la-batalla-perdida-contra-la-tecnolog%EDa /Opinion/Columnas/ 15281211 Thu, 15 Feb 2018 09:56:40 GMT
Un ladrón en la ventana El Heraldo



Mientras me preparaba para escribir este artículo de la semana, estuve cara a cara con un amenazante ladrón, que vino a la casa a ver qué se llevaba, sin contar que en el patio estaba un perro enfurecido, y yo adentro revisando libros y noticias en Internet.

Como estos indeseables encuentros son siempre impredecibles, por casi nada arriesgó su vida y la mía.

Yo quería hablar del país roto, que podría comenzar a zurcirse con el entendimiento entre la clase política, pero el ladrón forzando la ventana me distrajo.

Bueno, el perro me alertó; él que es ahorrativo con sus ladridos, que ya no lo inquietan los helicópteros ni los aviones, que desistió de la imposible cacería de pájaros que le birlan la comida, esta vez estaba desquiciado, eufórico, erizado.

Por mi parte leía los antecedentes que llevaron a prisión al expresidente guatemalteco Álvaro Colom y que deshacía la posibilidad que estuviera aquí en la mesa de negociaciones, y de vuelta la discusión de quién rayos puede mediar para terminar con este conflicto.

Pero los ladridos, enardecidos e infrecuentes, me hicieron bajar con aprensión a la primera planta, y allí estaba; quedamos frente a frente, en medio, la ventana de la cocina que intentaba abrir; se asustó, como yo; le grité cosas que aquí no puedo decir; corrió atemorizado hacia el muro de atrás, y yo para enfrente a buscar a los guardias de la colonia.

Estaba sorprendido por la animosidad tomada por los políticos en estos días, que regresaron a la batalla de insultos, diatribas y descalificaciones, sobre todo, entre nacionalistas y libres, que parecen alejar los ansiados acuerdos y devolver algo de sosiego al país.

Sin embargo, tuve que ir por el guardia para ayudarme a perseguir al ladrón, que ya subía despavorido el inalcanzable muro, asediado por el incontrolable perro, que es buena onda, pero intolerante cuando invaden su territorio.

Pero los procesos de reconciliación y entendimiento son también dolorosos, complicados, y desde la necesidad surgen de repente las personas y los acuerdos, como escribió Dostoyevski: “Mientras más oscura es la noche, más brillante es la estrella”.

Quien no resultó brillante fue el ladronzuelo, aunque logró escalar el muro y lanzarse a un terreno baldío al otro lado, no se llevó nada, pudo recibir mordeduras del perro furioso y cortarse en las púas de la serpentina.

El robo frustrado de la casa también me inclinó a hablar sobre la seguridad ciudadana, todavía problema medular, aunque se redujeron los delitos, de acuerdo con los datos del Observatorio de la Violencia; hay menos muertes, asaltos y extorsiones, pero es difícil romper con los miedos y percibir objetivamente los cambios, porque seguimos expuestos, como ocurrió con esta visita inesperada y con malas intenciones.

Más tarde compartía opiniones con unos amigos en el café.

Profesionales de diferentes ramas, exfuncionarios y comerciantes coincidían en que será difícil llegar al diálogo bajo esa guerra verbal y mediática, no obstante, recordaron conflictos internacionales más graves que se solucionaron en mesas de negociaciones.

Tuve tiempo para contarles el incidente temible de toparme con el ladrón en la ventana; quisieron todos los detalles, se indignaron por mí y lamentaron que vivamos una época tan peligrosa.

Al final me recomendaron un serio “te lo hubieras quebrado”, me dio gracia, pero dije que ninguna vida vale más que un tele o una computadora robada.

Entonces, siguieron relatando anécdotas de otros asaltos, de otras personas, de otras vivencias más duras.

Esperan, como todos los hondureños, que se terminen las confrontaciones y los ladrones

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1152741-466/un-ladr%F3n-en-la-ventana /Opinion/Columnas/ 15281213 Tue, 13 Feb 2018 11:22:08 GMT