Copyright (C) 2017 ElHeraldo.hn El Heraldo Sun, 19 Aug 2018 13:59:47 GMT ElHeraldo RSS Feeds - Columnas Taiwán reivindica derecho a auspiciar Juegos Juveniles El Heraldo



El 24 de octubre de 2014, la República de China (Taiwán) ganó el derecho de auspiciar los Juegos Juveniles de Asia Oriental 2019, estableciéndose que serían celebrados en la ciudad de Taichung, por tanto la municipalidad de la ciudad sede junto con el Comité Olímpico de Chinos-Taipéi (Chinese-Taipei Olympic Committee, CTOC), suscribieron con el Comité Olímpico de Asia Oriental (EAOC, siglas en inglés) el Contrato de Ciudad Anfitriona, llevando a cabo desde entonces con entusiasmo las debidas preparaciones conforme a los reglamentos de la EAOC.

En un repentino cambio, el EAOC, durante una reunión extraordinaria celebrada el 24 de julio de 2018, resolvió, de manera unilateral, cancelar los Juegos Juveniles de Asia Oriental 2019 en la ciudad de Taichung, Taiwán.

El día 30 del mismo mes, la municipalidad de Taichung y el CTOC presentaron respectivamente sus recursos ante el EAOC, reivindicando el derecho de auspiciar el evento.

Hasta la fecha, la municipalidad de Taichung ha invertido más de 22.

2 millones de dólares estadounidenses en la construcción de estadios y la organización de los juegos deportivos, además de haber movilizado el presupuesto y los recursos de hardware y software de los ministerios del gobierno central, así como los de los condados relevantes, a fin de completar los preparativos de los juegos de acuerdo con el calendario y la calidad requerida.

Por su parte, el gobierno de la República de China (Taiwán) siempre ha respetado plenamente la independencia y la autonomía del CTOC.

En 2017, cuando se enmendó la Ley Nacional del Deporte, se estableció un Capítulo Especial para el CTOC, enfatizando que dicho Comité (CTOC) era el representante de Taiwán reconocido por el Comité Olímpico Internacional (IOC, siglas en inglés), por lo que el CTOC debe acatar la Carta Olímpica y las normativas relevantes del IOC.

Asimismo, el gobierno de Taiwán y el CTOC coinciden en su principio máximo de garantizar que los atletas y los representantes de organizaciones taiwanesas participen en las competiciones deportivas internacionales y en las reuniones de los organismos deportivos internacionales, gozando de los mismos derechos que los demás Estados miembros.

Por otro lado, Taiwán ha cumplido escrupulosamente las normativas del IOC desde que firmó con el IOC el Acuerdo de Lausana en 1981.

La abrupta resolución del EAOC de cancelar los Juegos Juveniles de Asia Oriental 2019 sacrifica el derecho de los brillantes atletas taiwaneses y de los países de Asia Oriental de participar en los juegos, vulnerando sustancialmente los derechos de Taiwán como miembro e hiriendo los sentimientos de los taiwaneses.

Por ello, el gobierno y el pueblo de Taiwán apoyan plenamente los esfuerzos para reivindicar el derecho de auspiciar el evento, con la esperanza de contar con el respaldo de la comunidad internacional

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1208033-466/taiw%E1n-reivindica-derecho-a-auspiciar-juegos-juveniles /Opinion/Columnas/ 16852279 Fri, 17 Aug 2018 15:46:41 GMT
Levántate Honduras El Heraldo



En medio de este vendaval de frustraciones, incertidumbre, temores intensos de un pueblo desesperado, surgen voces que alientan la esperanza de que el futuro no puede, no debe ser, tan sombrío.

En la edición del miércoles 15 de un diario capitalino se publicó un artículo del excelente columnista José María Leiva Leiva quien, a su vez, reproduce el pensamiento de cuatro jóvenes poetas hondureños que demandan, con frases excelentemente hilvanadas, una verdadera, genuina y honesta transformación de la actitud del hondureño frente al destino de esta patria irredenta que urge del concurso de sus mejores hijos para no seguir de rodillas frente al mundo.

Recoge don José María cuatro extractos literarios, de igual número de escritores iluminados, que invitan a romper los grilletes que aprisionan el pensamiento y las actitudes del pueblo hondureño que, en estos momentos, en lo que parece ser la cúspide de su desgracia, padece de un liderazgo político altamente corruptos, pusilánime, irresponsable y antipatriota que irrespeta y desprecia, día a día, el sentir de nueve millones de habitantes y aparenta sordera frente al gemido de un pueblo que sufre las calamidades de una pobreza creciente.

Funcionarios públicos corruptos y empresarios deshonestos que continúan jugando ruleta rusa, apostando a que jamás serán descubiertos y que por esos arreglos que se dan en las cofradías políticas hondureñas, la impunidad seguirá sentando sus reales salvándolos de pagar tras las rejas, el pecado de haber defraudado los sagrados intereses de un pueblo que merece algo más.

El artículo de don José María es verdaderamente estimulante, lleno de contenido patriótico y las citas de estos jóvenes poetas son joyas para los que amamos entrañablemente a esta patria abandonada.

Por eso compartimos el dolor de Norma Lisseth Calidonio al ver “la dignidad de la patria prostituida, su honor y su gloria mancillada”, al igual que nos unimos a Carlos Macías en su “Despertar Honduras” y su “fe en que sí hay esperanza, fe, unidad y confianza” en esa nueva Honduras; y tomamos la escoba para acompañar a Roberto Barahona en la “limpia a Honduras” y fortalecemos nuestro espíritu al compartir con José Manuel Amanzor Padilla “el amor sincero por nuestra tierra y su grandeza” y, finalmente, oro con don José María porque el Señor haga germinar, en esta Honduras, la semilla de una nueva generación capaz de levantar a este pueblo de su estado de crónica postración; una generación que abra bien los ojos para que pueda ver la verdad de nuestro atraso pero, sobre todo, que tenga el coraje y la sabiduría para encontrar el camino hacia la meta de desarrollo humano que esta Honduras pide a gritos.

Gracias don José María, así también se hace patria

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1208035-466/lev%E1ntate-honduras /Opinion/Columnas/ 16852281 Fri, 17 Aug 2018 14:49:22 GMT
Otra El Heraldo



Era quimera.

Por más que se hiciera debates, alianzas y huelgas, igual parecía que vislumbrar en el horizonte otra Honduras era como ver deshidratados caminantes, un oasis en el desierto: alucinación.

Y en ello cifraban sus planes aviesos quienes, como si hubieran nacido dotados de portentos, podían usufructuar o, más precisos, malversar lo ajeno, lo de todos, la cosa pública, sin ser perseguidos ni siquiera señalados, para disfrutar de lo habido.

No era malo para ellos y parecía que tampoco para los demás.

Todo en la más absoluta impunidad.

Por eso cuanto mayor la impunidad, mayor es la corrupción.

Lejos de disminuir, la ausencia de castigo a los delincuentes, aquí y en cualquier parte, ha sido acicate al incremento de la delincuencia.

No hay entonces endurecimiento de penas que valga.

Los abusivos han sido admirados y considerados modelos a seguir.

Más grave, por la juventud, la que en su mayoría ha añorado la plaza en el gobierno.

Adiós espíritu emprendedor y visionario dispuesto a abrir caminos y a aportar al engrandecimiento del país.

Con la idea de que allá todos roban y no trabajan y reciben salario.

Lo que tampoco es cierto.

Como en los demás sectores, hay de todo y siempre aquellos son los menos.

Los parabienes por sus bienes recién adquiridos eran interminables para los noveles funcionarios públicos, a quienes un golpe de suerte les llegara, una lotería gringa quizás, casualmente, con el acceso al cargo en el gobierno.

Tiempo pasado.

¿Lo es? Será que nunca volverán a robarse lempiras, ni oportunidades, ni el futuro de nadie.

Tan dignos como nos creemos, hemos tenido que tragar y hasta agradecer a la Embajada del “Imperio” (gracioso apelativo) que nos ayude a combatir la corrupción y apoye a nuestros operadores de justicia íntegros (que sí los hay) en su lucha cuesta arriba.

Pero no van a ayudarnos toda la vida.

¿Es que la institucionalidad está siendo fortalecida? ¿Sin la presión se volverá a lo mismo? ¿Entonces todo habrá sido quimera? ¿Y la otra Honduras?

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1208034-466/story.html /Opinion/Columnas/ 16852280 Fri, 17 Aug 2018 13:57:00 GMT
El vivo a señas... El Heraldo



Era inevitable.

Dice mi madre que días antes, ni las amonestaciones parentales y miradas intimidatorias de ambos habían hecho mella alguna en mi curiosidad.

Tuve suerte –supe muchos años después– de haberlo intentado con un destornillador bien aislado, pues la descarga pudo producir daños mayores e incluso mi muerte.

Con seis años repetí el “experimento” en casa un amigo de escuela.

Nuevamente salvé el pellejo –debido a un rápido reflejo y mi buena estrella–, pero la pluma fuente de su padre quedó achicharrada.

En descargo confieso que fue hasta entonces que mis viejos me contaron lo que había hecho años antes.

Estas anécdotas infantiles ratificaron para mí la sapiencia de las abuelas, que tenían un refrán para episodios como los narrados.

“Al vivo a señas, al tonto a palos”, dirían ellas.

Mi padre, noble de intenciones y diestro con las palabras, gustaba de recordarme estos incidentes cada vez que retaba sus consejos y terminaba ocurriendo lo que me había advertido.

“Nadie aprende en cabeza ajena, hijo.

Tú eres fiel practicante de este adagio”.

Con el paso del tiempo, constaté también que la vocación de tropezar dos veces en la misma piedra no solo es connatural al género humano, sino que puede venir potenciada en los genes de algunos de nosotros.

Algunas naciones sufren de nueva cuenta algunas penurias, porque algunos de sus hijos reinciden en yerros de su pasado que bien pudieron evitar si lo conocieran mejor.

Cicerón afirmaba que aquellos pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla.

Sin ser exhaustivos, reconociendo diferencias de forma y similitudes de fondo, Honduras vivió importantes crisis políticas en 1902, 1923, 1954 y 2009, cada una con génesis muy parecidas: la insuficiencia de alternativas desde los liderazgos políticos, que permitieran lograr consensos para garantizar gobernabilidad y continuidad institucional.

Los actores políticos de hoy tienen una nueva oportunidad para demostrar que son conscientes de su responsabilidad ante el juicio de la historia.

La disyuntiva es similar a las anteriores: dialogar y entenderse, buscando soluciones o reiterar fracasos y la crisis que les convoca.

Su respuesta al desafío definirá cuál de los apelativos del refrán les corresponde.

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1207898-466/el-vivo-a-se%F1as /Opinion/Columnas/ 16848373 Thu, 16 Aug 2018 16:03:46 GMT
El RNP y las fallas de origen El Heraldo



Es que desde que empezaron lo hicieron mal: dejar el Registro Nacional de las Personas en manos de políticos fue un desastre; lo convirtieron en herramienta electoral, lo viciaron, envilecieron, corrompieron, asfixiaron.

Y si ahora con la intervención pretenden mantener la manipulación y el control partidista, qué les puedo decir que ustedes no intuyan.

Quizás fue el ambiente politizado, cuando se creó el RNP a finales de los ochenta, que hizo la repartición política del nuevo organismo y lo condenó.

Veníamos de regímenes militares deplorables y los partidos políticos aparecían como el nacimiento de una nueva esperanza democrática.

En 1984 fundaron la institución, pero dependiente del Tribunal Nacional de Elecciones, ¿entonces?Hay un larguísimo antes: allá por 1880, el presidente Marco Aurelio Soto, en un país destrozado por la guerra civil y enzarzado por el odio, la maldad y la muerte, logra la aprobación de una nueva Carta Magna, que incluía un novedoso Registro Civil, el primero; y aunque no viene al caso, pero para ambientar, lo que a muchos no gustó (y no gusta ahora) ordenó secularizar los cementerios, la supresión de las órdenes religiosas, las primicias, cofradías, diezmos y votos eclesiásticos.

El asunto es que por más de 120 años todos los nacimientos, matrimonios, uniones de hecho, adopciones, divorcios, naturalizaciones, reposiciones y defunciones se inscribían en el Registro Civil, que pertenecía a cada alcaldía municipal; allí un secretario lo anotaba con letra remilgada en un libro gordo enumerado y era un incordio ir a pedir una copia textual.

Tampoco es que ahora sea pan comido, ya sabemos, empieza con problemas para estacionarse, lidiar con la necedad de los tramitadores que bullen por todos lados, tratar con empleados que no intentan ser amables todos los días, encontrar la ventanilla para las actas de nacimiento, no hay material plástico para la cédula de identidad, quién entrega el certificado de defunción, y si el problema ya requiere un trámite extra, un análisis jurídico, o algo así, ni hablar.

La actitud de algunos empleados le da mala fama al RNP, como reservorio de los partidos políticos, algunos trampean, falsean, corrompen.

No se trata solo del personal viciado, naturalmente hay buenos trabajadores; eso sí, al menos sus más de mil cuatrocientos tienen un salario para salvar a su familia, de lo contrario tendrían que buscarse la vida o abultar los niveles de desempleo y pobreza.

Durante el Imperio Romano se instituyó un organismo para registrar a los soldados, lo mismo hicieron otras autocracias y, más tarde, con la expansión del catolicismo en la Edad Media, se abrieron procesos registrales de bautizos en iglesias y monasterios; hasta que la Francia de Luis XVI, bajo presión popular, tuvo que apelar a la laicidad, crear el registro civil y darle validez jurídica, para diferenciarlo del militar y el religioso.

Varios siglos después, los políticos descubrieron que era una mina.

Si recordamos que tener una nacionalidad es el numeral 15 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y que el RNP es el encargado de garantizarnos eso, si pensamos que cada trámite legal que hacemos precisa la cédula de identidad, si consideramos que nuestra existencia social o nuestra inexistencia en el mundo se inscriben en esta institución, entonces valoraremos que ese organismo va más allá de una copia del padrón electoral.

Por eso y más, esperamos que esta intervención del RNP consiga el suficiente influjo de la sociedad civil y la comunidad internacional (penosamente hay que acudir a ella) para expulsar la avaricia y la indecencia política.

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1207899-466/el-rnp-y-las-fallas-de-origen /Opinion/Columnas/ 16848375 Thu, 16 Aug 2018 10:59:58 GMT