Copyright (C) 2017 ElHeraldo.hn El Heraldo Sat, 25 Mar 2017 07:48:42 GMT ElHeraldo RSS Feeds - Columnas Esperanza

Al fraude electoral se ha actuado con indiferencia, desprecio, miedo o conveniencia.

La solidaridad proverbial hondureña ha tenido excepción: una marcada a la hora de defender el derecho de elegir y ser electo.

El apuro cotidiano de los hondureños relegan a lo superfluo lo que no sean sus necesidades básicas, entre las que elegir a los dirigentes nacionales no se encuentra.

Otros, las inconformidades individuales con los resultados electorales, les parecen despreciables, son debilidad.

Hay quien consciente de los efectos negativos a la democracia, condena, pero en íntimas tertulias.

El miedo a denunciados y padrinos les paraliza e impide evidenciar ilícitos y autores.

Y están los que no acusan por conveniencia, para no ser víctimas del enojo de los que sustentan la dirección formal o informal en el partido político y quedar excluidos de las ventajas del poder actual o potencial.

El desgaste emocional y hasta económico que implica, también retraen la defensa de derechos electorales.

Por lo que sea, la impunidad ha fomentado el irrespeto a la voluntad popular manifiesta en las urnas.

Quedan electos personas que los votantes no elegimos.

Y no hay responsabilidad por las decisiones tomadas.

El fraude electoral una vez más ha sido vergonzoso.

Ha vuelto a restregarse una pena grande, la nominación “elecciones estilo Honduras”, ganada a pulso.

¿Hasta cuándo? La UNAH, ASJ e Impactos, entes de ciudadanía activa, han iniciado un camino a la transparencia electoral.

Entendida no solo como la eliminación de los delitos electorales sino de todo lo que es corrupción, incluido el uso de dineros estatales, del narcotráfico y de cualquier otro origen raro.

Junto al Diplomado en Derecho Electoral de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la UNAH y de la Fundación Konrad Adenauer generan esperanza de que algún día las elecciones en Honduras sean diferentes: expresión de la voluntad popular.

Y no la personal de barones de la política o de otros poderes fácticos

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1056271-466/esperanza /Opinion/Columnas/ 12629426 Fri, 24 Mar 2017 16:13:19 GMT
El libro de guerra de EE UU El Heraldo



Imagino a Estados Unidos como un gran escritor, que comenzó a escribir un libro de guerra para que todo el mundo aprendiera a leerlo.

Se llamaría “El libro de guerra de Estados Unidos”, y trata sobre la guerra contra la corrupción en todas sus dimensiones y estratos, en cualquier país donde no se haga justicia.

El libro es un resumen de acciones y hechos contra la corrupción que afecta a esa gran nación, pero sobre todo se vuelve una oportunidad para que los pobres países donde no impera la ley y el Estado de derecho puedan sacarle provecho para que se haga justicia.

Honduras ya ocupa un capítulo personal y propio en este libro.

Un capítulo apasionante trata sobre el fútbol y se llama en el ámbito mediático FIFAGate.

Es el caso de la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA), que en 2015 se le acusó con cargos de soborno, fraude y lavado de dinero.

Contra toda esta corrupción, la investigación penal la llevó la Fiscalía de Nueva York, sobre la atribución de derechos mediáticos, mercadotecnia y de patrocinio para Estados Unidos y América del Sur de competiciones organizadas por la FIFA.

Otro capítulo trata sobre vehículos, es el caso que el Departamento de Justicia de Estados Unidos que presentó una millonaria demanda contra Volkswagen (VW) por introducir en el país cerca de 600,000 vehículos que contaban con un software que alteraba los resultados de las pruebas de emisión de gases.

La demanda fue presentada por el gobierno de Washington alegando que VW “violó” las leyes de aire limpio al vender autos con un diseño diferente al permitido por la Agencia de Protección Ambiental de EE UU.

El tercer capítulo del libro es sobre construcción y es una investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos publicada en 2016 sobre la constructora brasileña Odebrecht, en la que se detalla que la misma habría realizado coimas de dinero y sobornos, a funcionarios públicos del gobierno de 12 países durante los últimos 20 años, para obtener beneficios en contrataciones públicas.

Honduras ya ocupa un capítulo personal y propio en este libro.

Este caso es sobre un cartel denominado Los Cachiros, que constituían un grupo de empresas de una familia que aseguran haber obtenido contratos por 60 millones de lempiras en concesiones mineras como soborno en el gobierno del expresidente Lobo Sosa, donde el líder del cartel ya está preso en Estados Unidos y el caso se lleva en una corte en Nueva York.

El libro de guerra de Estados Unidos es un libro de guerra contra la corrupción.

Si le tomamos la palabra al presidente Donald Trump, que está buscando cumplir sus promesas de campaña, no olvidemos que dijo “en mi gobierno erradicaré a todos los corruptos de Latinoamérica.

¡Lo prometo!”

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1056273-466/el-libro-de-guerra-de-ee-uu /Opinion/Columnas/ 12629428 Fri, 24 Mar 2017 16:13:08 GMT
Una lógica demencial El Heraldo



"No hay mayor signo de demencia que hacer la misma cosa una y otra vez y esperar que los resultados sean distintos”.

Aunque no podemos dar fe de su autenticidad, su autoría suele adjudicársele a Alberto Einstein.

Si trasladamos la ocurrencia del famoso físico alemán de pelo cano y alborotado a un laboratorio o un pizarrón en el que un científico combina elementos, fórmulas o números, la sentencia adquiere pleno sentido, pues no hay tal “piedra filosofal” o “abracadabra” en las llamadas “ciencias duras”.

Han pasado a la historia quienes descubrieron un esquivo y novedoso eslabón en meticulosos cálculos que otros intentaron sin éxito, a veces hasta la muerte.

Cambiaron algo –consciente o inconscientemente- en el proceso y el resultado varió.

En la vida diaria, cada quien puede constatarlo.

Bien se sabe que si no se están obteniendo las metas deseadas, vale revisar el procedimiento en su todo y partes para introducir las modificaciones requeridas y así conseguir lo que se persigue.

Llevando esta idea al contexto que nos rodea, encontramos en distintos ámbitos pruebas fehacientes del reiterado error de esperar resultados diferentes, haciendo siempre lo mismo.

Piénsese, por ejemplo, en la situación de inseguridad y violencia que vivimos.

No hemos atacado durante décadas las causas del problema: no hemos garantizado condiciones de vida digna a nuestra población ni construido una cultura de paz y respeto a los derechos humanos con participación ciudadana, ni hemos aumentado la eficiencia de los órganos de justicia y seguridad para combatir la impunidad (a pesar de que los indicadores mostraban niveles alarmantes desde hace años).

Seguimos haciendo apología de la violencia, convirtiéndola en algo cotidiano (inevitable y por ello aceptable) para nuestros hijos y comunidades, sin reducir el armamentismo ni otros factores criminógenos.

Y a pesar de que nada de eso se ha hecho, esperamos ingenuos que, de forma casi milagrosa, se reduzcan las estadísticas de homicidios, tasas delincuenciales e índices de impunidad y corrupción.

El proceso electoral primario recién concluido operó bajo esa lógica demencial, la misma que cuestionaba en su momento el genio alemán.

Las reglas de participación seguían siendo las que en 2008 y 2012 provocaron serias denuncias y arbitrariedades en el seno de los partidos que organizaron primarias en ese año.

Pero en la práctica, nada se hizo desde entonces (pasado el barullo y rabietas) para remediar las causas de las irregularidades y quejas.

La promesa de una nueva Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas fue ignorada y puesta a un lado, a pesar de que las reformas podían apuntalar el sistema político democrático del país, generando credibilidad en una ciudadanía que cada vez desconfía más de la política y sus principales operadores: los políticos.

Las anomalías detectadas en las elecciones deben investigarse y erradicarse.

No hacerlo y esperar confianza y credibilidad en las elecciones de noviembre sería demencial.

Sería negar la realidad, tal y como hacen sin cesar quienes padecen de locura.

NOTA: Publicado el 30/11/2012.

Adaptamos fechas y sigue vigente

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1055873-466/una-l%F3gica-demencial /Opinion/Columnas/ 12618757 Wed, 22 Mar 2017 18:26:45 GMT
Noticias desde Nueva York El Heraldo



La escritora francesa Simon de Beauvoir dijo: “Hay algo en el aire de Nueva York que hace que dormir sea un desperdicio”.

Pues hay muchos que en Honduras no duermen pensando en los aires que llegan desde esa ciudad, porque en su Corte Federal se está haciendo lo que los operadores y administradores de la justicia hondureña no han querido o, si queremos ser austeros, no se han atrevido a hacer.

Atónitos hemos ido conociendo el testimonio de Devis Leonel Rivera Maradiaga, quien aceptó ante una jueza estadounidense que lideraba la organización criminal Los Cachiros, sus relaciones de complicidad con funcionarios públicos de altísimo nivel, policías y militares con los rangos más altos, para pasar con éxito toneladas de drogas y acumular una exorbitante cantidad de dinero.

Las noticias son de sobra conocidas por todos; lo inquietante es cómo ocurrió todo este impresionante tráfico de cocaína, armas y dólares, seguido de cientos de muertes y que en Honduras fuera solo un rumor.

Ahora esperamos más nombres de reconocidos, implicados en las noticias desde Nueva York.

Hace dieciséis años, Honduras firmó en Palermo, Italia, la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y se comprometió a unirse con los otros países para enfrentar un delito que no entiende de fronteras.

Kofi Annan, entonces secretario general de la ONU, distinguió entre esa “sociedad civil” que formamos los que no estamos en el gobierno: sindicatos, empresarios, grupos de ciudadanos, profesores, periodistas, partidos políticos, gremios, que hacen posible una nación; y la “sociedad incivil”, que incluye a traficantes de drogas, criminales, tratantes de personas y otros delincuentes, que desbaratan lo que edifica la sociedad civil (deriva ambos términos: civil e incivil, del concepto de civilización).

Annan recordó lo que para nosotros es una realidad irrebatible, que esas organizaciones delictivas prosperan en naciones con instituciones débiles.

No es que Honduras se haya sentado a esperar, no.

El gobierno ha creado varios cuerpos policiales especializados, algunos en investigación, en lucha antidrogas, antiextorsiones, antisecuestros, antipandillas; los ha dotado de equipos armados y de comunicaciones modernas y carísimas, para el enfrentamiento directo con los criminales.

Pero también ha cambiado las leyes: creó figuras jurídicas de acuerdo a los delitos modernos, reformó los códigos para aumentar las penas, fundó juzgados especiales para el crimen organizado y agilizó los juicios contra estos delincuentes.

Además, ha intervenido y cambiado la administración de las cárceles y construyó prisiones de máxima seguridad para los acusados más peligrosos.

También, y como sea que haya ocurrido, se ha extraditado a varios hondureños acusados por Estados Unidos de cometer delitos de conspiración para traficar drogas y lavado de dinero.

¿Entonces qué falta? Las organizaciones internacionales dicen que en Honduras ha disminuido el tráfico de drogas; el Observatorio de la Violencia sostiene que las muertes también se han reducido; pero hace falta más, porque nosotros, ciudadanos-víctimas de estos años de plomo, todavía vivimos aterrorizados, nos asustan los moteros y los peatones sospechosos.

No confiamos en nuestras autoridades ni en nuestra justicia, por eso esperamos las noticias desde Nueva York, para que nos cuenten desde allá lo que acá se oculta o se habla en voz baja, para no exponernos más de la cuenta.

El tráfico de drogas y de armas, el lavado de dinero y el asesinato, también son delitos en nuestro país; así que estos señores, ahora extraditados, hace tiempo debieron estar frente a la justicia hondureña y no vergonzosamente en una Corte extranjera.

Nueva York sería solo un destino turístico para los que pueden, y como Beauvoir, desvelarse en la ciudad que no duerme

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1055874-466/noticias-desde-nueva-york /Opinion/Columnas/ 12618758 Wed, 22 Mar 2017 18:26:30 GMT
UE celebra el 60 aniversario de la firma de los Tratados de Roma El Heraldo



El 25 de marzo la Unión Europea conmemorará los 60 años transcurridos desde la firma de los Tratados de Roma, el primer paso hacia una Europa unida.

Desde la creación de las Comunidades Europeas en 1957, los ciudadanos de nuestros Estados miembros han disfrutado de seis décadas de paz, prosperidad y seguridad sin precedentes.

El contraste con la primera mitad del siglo XX no podría ser mayor.

Dos guerras catastróficas en Europa, entre 1914 y 1945, dejaron millones de muertos, y un continente devastado, dividido y postrado.

Para los países que habían estado en guerra largo tiempo, la integración europea ha sido el proyecto de paz más exitoso de nuestra historia.

No obstante, estamos viviendo tiempos imprevisibles y el 60 aniversario de los Tratados de Roma nos brinda la oportunidad no solo de reafirmar nuestro compromiso con los valores y objetivos sobre los que se sustenta el proyecto europeo, sino de dar pasos pragmáticos y ambiciosos hacia adelante.

Los mismos valores que definen nuestra propia historia como UE también forman la base de nuestro compromiso fuera de nuestras fronteras.

Con esto en mente, vale la pena destacar que la asociación de la UE con Honduras es cada día más fuerte.

Honduras es el segundo país de Latinoamérica que más fondos recibe por parte de la Unión Europea en cooperación internacional.

Es ayuda que beneficia a los más pobres y vulnerables en áreas como seguridad alimentaria,empleo decente, Estado de derecho y medio ambiente.

Sostenemos además un importante y permanente diálogo político con diferentes actores de la sociedad y participamos con misiones de observación electoral para el fortalecimiento del sistema democrático.

Por otra parte, el comercio UE-Honduras crece más cada día y las exportaciones de productos hondureños hacia Europa van en aumento, superando por primera vez los 1,000 millones de USD el año pasado.

La UE es la segunda economía mundial.

Somos el mayor mercado mundial y el principal inversor extranjero en la mayor parte del mundo.

Invertimos más que todo el resto del mundo en cooperación para el desarrollo y ayuda humanitaria.

La UE es cada vez más activa como proveedor mundial de seguridad.

La Unión Europea es y seguirá siendo una potencia sólida, cooperativa y fiable.

Nuestros socios saben lo que representamos.

Representamos el multilateralismo, los derechos humanos, la cooperación internacional.

Representamos el desarrollo sostenible, las sociedades integradoras, la lucha contra todas las desigualdades en materia de educación, de democracia y de derechos humanos.

Para nosotros, no se trata de caridad: es también una inversión inteligente en nuestra propia seguridad y prosperidad.

La Unión Europea es el mayor donante financiero del mundo de ayuda para el desarrollo.

Desempeñamos un papel decisivo en la planificación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que ya estamos aplicando, al igual que estamos laborando en pro de la actualización del Consenso Europeo sobre Desarrollo.

La ayuda al desarrollo de la UE se destina a unos 150 países de todo el mundo y se centra cada vez más en los lugares más pobres del mundo.

La Unión Europea permanece asimismo dispuesta a ayudar a las poblaciones afectadas por catástrofes naturales o de origen humano.

Cualesquiera que sean los acontecimientos que pueda depararnos el futuro, una cosa es segura: la UE seguirá situando el fomento de la paz y la seguridad internacional, la cooperación para el desarrollo, los derechos humanos y la respuesta a las crisis humanitarias en el centro de sus políticas exterior y de seguridad

]]>
http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/1056272-466/ue-celebra-el-60-aniversario-de-la-firma-de-los-tratados-de /Opinion/Columnas/ 12629427 Tue, 21 Mar 2017 19:01:29 GMT