Escándalo por "fiesta sexual"
5 de Enero de 2013

Cancillería separa a embajador de Honduras en Colombia

02:33PM  -  Redaccion  

El canciller Arturo Corrales solicitó la renuncia "con carácter irrevocable" a Carlos Humberto Rodríguez, quien fungía como jefe de la misión diplomática en Bogotá al momento de la depravada fiesta montada por su empleado de confianza.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras
confirmó este sábado la separación de Carlos Humberto Rodríguez Andino
como embajador en Colombia,
luego de la fiesta que realizara su empleado de confianza en la sede diplomática, al norte de Bogotá.

En un comunicado emitido esta mañana, la Cancillería informa que la comisión investigadora destinada a indagar el hecho acontecido en la embajada de Honduras en Colombia la noche del 20 de diciembre
y en apego a la Ley del Servicio Exterior de Honduras, "rindió su informe al secretario de Estado en los Despachos de Relaciones Exteriores, señor Arturo Corrales Álvarez".

"De conformidad a lo investigado y del resguardo a los intereses nacionales y de las buenas relaciones con la República de Colombia, se solicita la renuncia con carácter irrevocable
y de efecto inmediato al jefe de la misión siplomática, señor Carlos Humberto Rodríguez Andino", detalla el documento.

Además, asegura que Carlos Humberto Rodríguez Andino presentó hoy a primeras horas de la mañana, su renuncia como embajador de Honduras en Colombia.

De acuerdo al comunicado, la comisión que investiga el incidente continuará evaluando la responsabilidad de los funcionarios diplomáticos y administrativos de la misión diplomática de Honduras en Colombia, "con el propósito de esclarecer los hechos acaecidos y sus consecuencias".

El escándalo recorrió las portadas de medios internacionales
tras la denuncia hecho por EL HERALDO.

La embajada hondureña fue saqueada luego de que un empleado de confianza del exembajador
montara en la sede diplomática una tremenda borrachera con amigos y prostitutas.

El responsable de la "fiesta sexual"
fue identificado como Jorge Mendoza, hondureño y empleado personal de Rodríguez.

Los amigos y las servidoras de sexo que Mendoza introdujo a la sede que representa al Estado de Honduras se robaron computadoras, celulares y además hicieron sus necesidades fisiológicas en la oficina del entonces embajador y del agregado militar.

Luego de que el escándalo fuera reportado a la Policía del Distrito 39 de Bogotá,
Mendoza confirmó a las autoridades que "efectivamente se realizó una fiesta dentro de la Eembajada de Honduras" durante la cual le había "hurtado dos computadores portátiles".

Pero cuando la Policía le dijo a Mendoza que iba a trasladar hasta el lugar el laboratorio de criminalística para iniciar la respectiva investigación, él manifestó que no iba a formular ninguna denuncia penal y que eso lo iban a "manejar internamente en la embajada".

Actualmente, la Policía de Colombia se encarga de buscar a las dos prostitutas
que habrían saqueado la sede diplomática de Honduras y ya cuenta con el retrato hablado de las mismas.

Ley

Según la Ley de Servicio Exterior, hubo una flagrante violación a la reglamentación al permitir el embajador Rodríguez que un hombre de su confianza viviera en la sede diplomática de Honduras en Colombia.

La legislación diplomática hondureña establece tácitamente que los embajadores tienen la responsabilidad de garantizar que los locales donde se ubican las legaciones no sean utilizados para actos indecorosos y fuera de las funciones diplomáticas, so pena de ser despedidos.

Según el artículo 16 de la norma, el jefe de una misión deberá velar porque no sufran menoscabo la dignidad y el buen nombre del país.

Para ello, los funcionarios diplomáticos deben “mantener el decoro correspondiente, tanto en su función oficial como en su vida privada, absteniéndose de realizar cualquier acto que pueda poner en entredicho el buen nombre de Honduras”, de acuerdo con el artículo 17 de esa ley.

También los embajadores tienen que vigilar que los locales de la misión no sean utilizados de manera incompatible con las funciones de la misión, lo que fue quebrantado por el diplomático al permitir que su amigo viviera en la legación.

En el artículo 34 de la Ley de Servicio Exterior se indica que el personal diplomático que viole estas disposiciones cometerá una falta grave y deberá se sancionado con el despido, previo proceso de investigación.

Exembajador se mantiene en silencio

El ahora exembajador de Honduras en Colombia, Carlos Humberto Rodríguez, se ha llamado al silencio en torno al escándalo suscitado el pasado 20 de diciembre en la sede diplomática en Bogotá.

Rodríguez no ha querido dar su versión de lo ocurrido en la oficina hondureña ante los medios de comunicación que desde el pasado viernes han intentando obtener una reacción sobre el particular.

Rodríguez se venía desempeñando como embajador de Honduras en Colombia desde marzo de 2012, tras haber presentado sus cartas credenciales el 27 de dicho mes ante el presidente colombiano Juan Manuel Santos y la secretaria de Relaciones Exteriores, María Holgín.

El exembajador es licenciado en economía y especialista en mercadotecnia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Ver más noticias de Pais

+   Noticias relacionadas con Cancillería separa a embajador de Honduras en Colombia
( )
Edición Impresa      2014-12-19 22:06:53

Salario en la maquila aumentará 6.5% en 2015

ver la edición en pdf