Informe de instituto de Basilea
2 de Mayo de 2012

Honduras en lista de países de riesgo medio por lavado de activos

11:33AM  -  Redaccion  

A nivel centroamericano, Honduras es el segundo país más vulnerable al lavado al ubicarse en el sitio 57. Costa Rica es el primer país con mayor riesgo de lavado, ya que se situó en el puesto 38.

Los tentáculos del crimen organizado se multiplican en Honduras, a tal grado que el país se ubica en un nivel de “riesgo medio” para el lavado de activos, según un informe del Centro Internacional para la Recuperación (ICAR) del Instituto de Basilea sobre Gobernanza.

La investigación, publicada la semana pasada, abarcó a 144 naciones de todo el mundo y se constituye en el primer ranking mundial de carácter académico independiente que evalúa el peligro de la penetración de lavado de activos y el terrorismo.

En esta nómina la mejor puntuación es 144, por lo que los puestos cercano a esta cifra quedan en nivel bajo de riesgo de lavado de activos. A medida que un país se aleja de esta cifra su calificación se degrada.

Entonces, se establecieron cuatro categorías de riesgo¬: bajo, bajo medio, medio y alto.

A nivel centroamericano, Honduras es el segundo país más vulnerable al lavado al ubicarse en el sitio 57. Costa Rica es el primer país con mayor riesgo de lavado, ya que se situó en el puesto 38.


Los siguientes puestos en la región fueron: Guatemala (58), Panamá (60), Nicaragua (67) y El Salvador (107).

A nivel de América Latina, el mejor puesto es para Chile, cuya calificación fue de 137 y por ello está en el nivel bajo de riesgo, mientras que Ecuador quedó como parte de los países con nivel alto, ya que su resultado fue de 8 en esta escala.

Es de hacer notar que países de la Alternativa Bolivariana de las Américas
(Alba) como Ecuador, Argentina, Bolivia, República Dominicana, están en el grupo de las 25 naciones con riesgo alto de lavado de activos. El mejor índice de riesgo lo obtuvo Noruega, que se posicionó en el puesto 144, y el de mayor riesgo fue Irán, que se colocó en el lugar 1.

¿Qué mide el índice?

Este índice no mide la existencia actual del lavado de activos en un país, sino que establece una base para valorar el nivel de riesgo, es decir las probabilidades de que se produzcan actividades de lavado.

La percepción del riesgo depende de la adhesión de un país a estándares internacionales sobre percepción de corrupción, transparencia financiera, financiamiento de partidos políticos, fortaleza del sistema judicial, entre otras categorías relevantes.

El ICAR consultó a 12 fuentes especializadas para obtener los resultados, entre ellas al Banco Mundial, Transparencia Internacional, el Foro Económico Mundial y Freedom House, entre otros.

Recientemente, Honduras se ubicó en la lista elaborada por Estados Unidos de países que generan preocupación por lavado de activos.

¿Qué es lavado de activos?

El lavado de activos se define como el conjunto de operaciones realizadas por una o más personas para disfrazar u ocultar bienes de origen ilícito o actividades que provienen de actividades ilegales como el narcotráfico, trata de persona y tráfico de armas.

El dinero “sucio” se invierte normalmente en actividades como bienes raíces, comercio, turismo y hasta se ha mencionado que las actividades deportivas.

La autoridades nacionales han detectados cómo se diversifica el lavado, ya que, según investigaciones, las iglesias y la venta de lotería electrónica y convencional son utilizadas para “limpiar” el dinero mal habido.

En el caso de algunas organizaciones religiosas se sabe que criminales obligan a líderes de estas denominaciones para que ingresen a sus cuentas bancarias recursos como si fueran diezmos u ofrendas y así el dinero queda “legalizado”.

Por otra parte, también se sospecha que los delincuentes ubican a personas que ganan premios de lotería y les ofrecen una cantidad mayor a la que se hicieron acreedores para que les entreguen los boletos ganadores.

Luego, el criminal cambia el premio y lo deposita en una cuenta bancaria. Se calcula que casi la mitad de la droga anual que llega a Estados Unidos pasa por Honduras.

Eso representa unas 25 toneladas de cocaína que se mueven por aire, mar y tierra. Otros cuantiosos cargamentos quedan en el país como pago de los traslados del alucinógeno.

Todo este tráfico deja cascadas de millones de dólares que luego son lavados mediante diferentes transacciones.

Ver más noticias de Pais

( )
Edición Impresa      2014-11-23 21:08:31

El crimen campea en sector transporte

ver la edición en pdf