Mensaje de Navidad
25 de Diciembre de 2011

Cardenal pide ser críticos de quienes provocan crisis en Honduras

09:57AM  -  Faustino Ordonez  

Óscar Andrés Rodríguez
rezó por una Honduras "marcada por la tristeza, pobreza, desempleo, violencia y el crimen”.

El cardenal Óscar Andrés Rodríguez ofició la Misa del Gallo, en la cual pidió a los diferentes sectores de la sociedad hondureña no quedarse como espectadores de la crisis económica y social del país.

"No podemos ser espectadores de esta crisis. Necesitamos en primer lugar ser críticos con quienes han provocado esta crisis y también ser solidarios con quienes sufren las consecuencias. Nadie es tan rico que no tenga algo que recibir y nadie tan pobre que no tenga algo que dar", dijo el líder religioso en la misa celebrada en la Catedral horas antes de la conmemoración del advenimiento del Salvador del mundo.

La catedral capitalina estaba llena. Había feligreses de todos los estratos sociales, especialmente gente humilde que tiene en la fe su principal fortaleza y esperanza.

"Ante este niño, recostado en un pesebre, nuestro sentimiento de comunión y de solidaridad. Quisiera abarcar en esta noche a toda la humanidad, hombres y mujeres de nuestra querida Honduras, marcada por la tristeza, por la pobreza, por el desempleo, por la violencia y el crimen. Todos queremos hoy verdaderamente abrirle el corazón al Redentor para que venga a salvarnos", añadió el presidente de la Conferencia Episcopal.

El cardenal resaltó la necesidad de que los hondureños seamos humildes como primer paso para sentirnos verdaderamente grandes.

"Si nos dejamos marcar con esta señal, aprenderemos la humildad y de este modo la verdadera grandeza", dijo.

A estas alturas, con el país lleno de problemas, hay que renunciar a la violencia y abrir "las armas de la verdad y del amor".

El religioso lamentó la crisis económica y social del país y destacó que es el momento de que todos nos unamos siendo solidarios, conscientes de lo que está pasando.

"Esta noche, cuando muchos corazones están inquietos, preocupados por la profunda crisis económica que afecta a nuestro mundo y particularmente a nuestra Honduras y a los más pobres, el desempleo, no podemos ser espectadores de esta crisis".

"Necesitamos", expresó, "en primer lugar ser críticos con quienes han provocado esta crisis y solidarios con quienes sufren las consecuencias. Ricos y pobres, todos, tenemos que ser solidarios porque esa es la gran lección de la Navidad. Un Dios solidario".

El cardenal pidió a Jesús salvarnos de todos los males, curarnos de la indiferencia, "que sepamos hacer de nuestra vida un don para servir".

El nacimiento de Jesús, a las 12:00 de la noche es el símbolo de una luz verdadera, es la luz que vence la oscuridad.

"Cuando el ser humano vive a la profundidad de sí mismo, Dios se manifiesta como una luz que le permite descubrir su propio misterio, el que lleva en su corazón".

El cardenal subrayó: "Para los cristianos la Navidad es la fiesta de la luz, de una luz que Dios ha encendido en medio de la humanidad. Esta luz ilumina toda oscuridad y llena de sentido toda vida humana".

"Por eso, esta noche pedimos que el fulgor del nacimiento del Señor ilumine la noche de nuestro mundo, la noche de nuestra Honduras y la noche de nuestro corazón", refirió.

En la misa, previo al nacimiento del supremo hacedor del universo, el jerarca de la Iglesia Católica hondureña pidió a Jesús "que con la fuerza de su amor destruya toda injusticia y la violencia".

Ver más noticias de Pais

( )
Edición Impresa      2014-11-23 21:08:31

El crimen campea en sector transporte

ver la edición en pdf