Medida
16 de Junio de 2012

Obama no permitirá deportar hispanos menores de 30 años

12:09PM  -  Agencias  

Los jóvenes que llegaron antes de los 16 años y que estudian o prestaron el servicio militar serán beneficiados con la medida de la no deportación, incluso podrán obtener permiso de trabajo.

US President Barack Obama responds to a shouted question by Neil Munro, a reporter with the online publication The Daily Caller, during an event in the Rose Garden of the White House June 15, 2012 in Washington, DC.  Obama spoke about the Department of Homeland Security's announcement to not deport young illegal immigrants based on their security risk and other criteria.  AFP PHOTO/Brendan SMIALOWSKI
US President Barack Obama responds to a shouted question by Neil Munro, a reporter with the online publication The Daily Caller, during an event in the Rose Garden of the White House June 15, 2012 in Washington, DC. Obama spoke about the Department of Homeland Security's announcement to not deport young illegal immigrants based on their security risk and other criteria. AFP PHOTO/Brendan SMIALOWSKI

En un claro gesto a la comunidad hispana, el gobierno de Barack Obama anunció este viernes que cesará de deportar bajo ciertas condiciones a jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos con menos de 16 años, una reforma que puede beneficiar a más de 800,000 personas

.Es un cambio profundo de estrategia de deportación con evidentes implicaciones electorales, en un año en que el presidente demócrata se juega su reelección.

“Con vigencia inmediata, ciertos jóvenes que entraron en Estados Unidos siendo niños, que no presentan un riesgo para la seguridad nacional ni para la seguridad pública y que cumplen con varios criterios clave serán considerados” para eludir el proceso de deportación, explicó el comunicado del Departamento de Seguridad Interior (DHS).

“Los que demuestren que reúnen los criterios podrán solicitar un aplazamiento de dos años, y ese periodo estará sujeto a renovación”, indicó la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, en rueda de prensa telefónica con periodistas.

Talentosos

“No tiene sentido expulsar a jóvenes talentosos (...) simplemente a causa de las acciones de sus padres o de políticos”, dijo Obama en una declaración en los jardines de la Casa Blanca.

“Esto no es una amnistía. Esto no es inmunidad. No es un camino para lograr la ciudadanía”, advirtió Obama.

Los individuos deberán demostrar que han residido en Estados Unidos en los últimos cinco años y su presencia en el país cuando fue emitido este memorando.

También deberán estar inscriptos en la escuela, o demostrar que se han graduado de secundaria u otro certificado similar, o ser veteranos con honores, puesto que los beneficiarios pueden tener hasta 30 años de edad.

Los que resulten beneficiados podrán solicitar un permiso de trabajo temporal.

En total podrían beneficiarse unas 800,000 personas, explicó un alto funcionario en la rueda de prensa telefónica.

El centro de análisis Pew Hispanic calculó por su parte que hasta 1.4 millones de jóvenes podrían beneficiarse, la mitad de ellos menores en la escuela y la otra mitad con edades entre 18 y 30 años.

“Un sueño hecho realidad”, reaccionó en un comunicado el Consejo de Inmigración estadounidense, una ONG. En Los ángeles, decenas de hispanos salieron a festejar la noticia.

Durante más de una década, demócratas y algunos republicanos han presentado varias iniciativas en el Congreso para legalizar a esos jóvenes.

Esos proyectos legislativos son conocidos como Dream Act, y todos ellos han fracasado, mientras que miles de jóvenes indocumentados o “dreamers” (soñadores) salían a la luz pública para dar a conocer sus casos.

Dream Act

Este nuevo memorando de política de deportación de hecho retoma en buena parte las versiones más liberales del Dream Act, aunque solo temporalmente.

Al suspender las deportaciones, el gobierno amplía aún más su política ya en vigor desde hace un año, según la cual la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) descarta sacar del país a los que no representan un peligro.

En Estados Unidos viven unos 11.5 millones de indocumentados. Bajo la presidencia de Barack Obama se ha deportado una cifra récord, más de un millón, en los últimos tres años.

“Los ‘dreamers’ que llegaron a este país siendo niños crecieron creyendo que nuestro país los acogería como ellos acogieron a este país”, explicó en un comunicado uno de los principales valedores del Dream Act, el congresista demócrata Luis Gutiérrez.

“El anuncio tiene motivaciones políticas que no hacen nada para avanzar el debate sino que en lugar de ello añaden confusión e incertidumbre”, reaccionó el senador republicano y derrotado rival de Obama, John McCain.

El debate migratorio inspira gran controversia en Estados Unidos y la Corte Suprema debe pronunciarse en breve sobre una ley contra la inmigración ilegal promulgada en el estado de Arizona.

OEA

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, saludó este viernes la suspensión de deportaciones de jóvenes indocumentados bajo ciertas condiciones en Estados Unidos.

“Debemos aplaudir esta iniciativa que favorece a millones de latinos en situación irregular”, manifestó Insulza según un comunicado de la entidad.

A la medida podrían acogerse hasta 1.4 millones de personas, 70% de las cuales son mexicanos, según el centro de análisis Pew Hispanic.

Todos los intentos de lograr una reforma migratoria que solucione el tema de los indocumentados se ha estrellado en el muro de los republicanos que se han opuesto a legalizar a millones de personas que llegaron a Estados Unidos ilegalmente.

Como la mayoría son hispanos, quienes son vinculados con aspiraciones demócratas, los legisladores republicanos logran imponer su negativa.

Periodista conservador interrumpe a Obama

Un periodista de The Daily Caller, una publicación conservadora estadounidense, interrumpió, en un hecho inhabitual, al presidente Barack Obama en pleno discurso sobre el cese de las expulsiones de jóvenes extranjeros indocumentados y logró hacerlo enfurecer.

El reportero Neil Munro expresó de manera estruendosa su oposición a la medida del mandatario demócrata cuando este explicaba su decisión de poner fin a las expulsiones de menores llegados a Estados Unidos antes de los 16 años.

“Perdóneme, señor, pero aún no hemos llegado a las preguntas”, respondió Obama. Munro interrogó entonces al presidente acerca de si pensaba contestar preguntas de los periodistas. “No mientras esté hablando”, retrucó Obama.

Ver más noticias de Mundo

( )