Reformas en políticas de deportación
16 de Junio de 2012

Más de 5,000 jóvenes hondureños recibirían permiso de trabajo en EUA

12:09PM  -  Redaccion  

Gobierno de Obama suspende deportación de 800 mil jóvenes hispanos indocumentados. El gobierno de Honduras reaccionó satisfecho tras la medida adoptada por Estados Unidos.

LOS ANGELES, CA - JUNE 15: Students block the on ramp to US101 freeway during a demonstration by immigrant student for an end to deportations and urge relief by governmental agencies for those in deportation proceedings on June 15, 2012 in Los Angeles, California. In a policy change, the Obama administration said it will stop deporting young illegal immigrants who entered the United States as children if they meet certain requirements.   Kevork Djansezian/Getty Images/AFP
LOS ANGELES, CA - JUNE 15: Students block the on ramp to US101 freeway during a demonstration by immigrant student for an end to deportations and urge relief by governmental agencies for those in deportation proceedings on June 15, 2012 in Los Angeles, California. In a policy change, the Obama administration said it will stop deporting young illegal immigrants who entered the United States as children if they meet certain requirements. Kevork Djansezian/Getty Images/AFP

Más de 5,000 jóvenes hondureños indocumentados podrán residir y trabajar legalmente en Estados Unidos.

El gobierno de Barack Obama anunció “cambios profundos” en las estrategias de deportación de inmigrantes al autorizar permisos de trabajo para unos 800 mil jóvenes hispanos indocumentados que ingresaron con menos de 16 años al territorio estadounidense.

La medida estaría favoreciendo a entre 5,000 y 8,000 jóvenes catrachos que ingresaron ilegalmente a los Estados Unidos antes de los 16 años de edad, según las organizaciones hondureñas que funcionan en la nación norteamericana.

Los jóvenes deberán cumplir una serie de requisitos para ser beneficiados con un permiso de trabajo temporal y renovable que, aunque no significa la residencia, podría representar el camino para alcanzar un estatus migratorio regular en los Estados Unidos.

El primer requisito es haber ingresado antes de los 16 años de edad a los Estados Unidos y un segundo requerimiento es haber residido ininterrumpidamente en dicho país durante al menos cinco años antes de la fecha de la reforma anunciada por la Casa Blanca. Un tercer requerimiento es haber obtenido un título en el sistema de educación secundaria y continuar sus estudios en el nivel superior o estar sirviendo a las Fuerzas Armadas.

El cuarto requisito tiene que ver con el récord de conducta de la persona, es decir, no tener ningún tipo de antecedentes criminales y un quinto requerimiento es que la persona no sea mayor de los 30 años de edad.

“Nos sentimos muy alegres y contentos por nuestros jóvenes y algunos líderes que hemos estado luchando unidos para llegar a lograr que se apruebe más que todo un Dream Act, a nivel de todos los países serían 800 mil jóvenes los que lograrían este beneficio y de ellos, de 5,000 a 8,000 estudiantes hondureños”, afirmó Francisco Portillo, de la organización hondureña en Estados Unidos, “Francisco Morazán”.

La cancillería no se pronunció ayer sobre la cantidad de hondureños que podrían ser beneficiados.

“Las condiciones son que sean menores de 30 años, que hayan llegado a este país con menos de 16 años, que estén estudiando actualmente, que tengan un récord criminal limpio, que no tengan problemas con la justicia y pues ellos van a optar a un permiso de trabajo por dos años, eso no significa que tendrán residencia permanente, pero ya es un camino hacia ello”, sostuvo Portillo.

En lo que va de 2012, más de 12 mil compatriotas han sido deportados de los Estados Unidos por la vía aérea, según datos del Centro de Atención al Migrante Retornado (CAMR).



Noticia

La reforma fue anunciada mediante un comunicado emitido por el Departamento de Estado, que luego fue explicado por la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano y por el propio presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

“Con vigencia inmediata, ciertos jóvenes que entraron en Estados Unidos siendo niños, que no representan un riesgo para la seguridad nacional ni para la seguridad pública y que cumplen con varios criterios clave serán considerados” para eludir el proceso de deportación, explicó el comunicado del Departamento de Seguridad Interior (DHS).

“Los que demuestren que reúnen los criterios podrán solicitar un aplazamiento de dos años, y ese período estará sujeto a renovación”, indicó la secretaria de Seguridad Interior.

“No tiene sentido expulsar a jóvenes talentosos (...) simplemente a causa de las acciones de sus padres o de políticos”, dijo Obama en una declaración en los jardines de la Casa Blanca, que fue interrumpida brevemente por un periodista que se oponía a la medida.

“Esto no es una amnistía. Esto no es inmunidad. No es un camino para lograr la ciudadanía”, advirtió Obama.

El centro de análisis Pew Hispanic calculó, por su parte que hasta 1.4 millones de jóvenes podrían beneficiarse, la mitad de ellos menores en la escuela y la otra mitad con edades entre 18 y 30 años. “Un sueño hecho realidad”, reaccionó en un comunicado el Consejo de Inmigración estadounidense, una ONG.

En Los Ángeles, decenas de hispanos salieron a festejar la noticia. Durante más de una década, demócratas y algunos republicanos han presentado varias iniciativas en el Congreso para legalizar a esos jóvenes.

Esos proyectos legislativos son conocidos como “Dream Act”, y todos ellos han fracasado, mientras que miles de jóvenes indocumentados o “dreamers” (soñadores) salían a la luz pública para dar a conocer sus casos.

Este nuevo memorando de política de deportación, de hecho retoma en buena parte las versiones más liberales del Dream Act, aunque solo temporalmente.

Al suspender las deportaciones, el gobierno amplía aún más su política, ya en vigor desde hace un año, según la cual la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) descarta sacar del país a los que no representan un peligro. En Estados Unidos viven unos 11.5 millones de indocumentados.

Bajo la presidencia de Barack Obama se ha deportado una cifra récord, más de un millón, en los últimos tres años.

Lobo reacciona satisfecho con medida

El gobierno de Honduras reaccionó satisfecho tras la medida adoptada por Estados Unidos.

El presidente Porfirio Lobo manifestó su satisfacción y saludó la decisión de los Estados Unidos de detener las deportaciones de unos 800 mil jóvenes, en su mayoría hispanos, que entraron indocumentados a Estados Unidos cuando eran menores.

“Para Honduras es un esfuerzo importante en el que tenemos esperanzas de lograr estadios más dignos para todos los migrantes hondureños que se encuentran en esa gran nación en la búsqueda de mejores oportunidades”.

“Consideramos que la iniciativa del presidente Obama, comunicada a través de la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, es loable y da espacios a estudiantes hondureños e inmigrantes en general. El postergar por dos años la deportación de los jóvenes que cumplan ciertos requisitos, permitirá que puedan obtener permisos de trabajo”.

“El pueblo y gobierno de Honduras agradecen al pueblo y gobierno de Estados Unidos”.

Ver más noticias de Hondurenos en el mundo

( )
Edición Impresa      26/11/2014

Cae violador y asesino de la niña de 11 años

ver la edición en pdf