¿Cuál plan de nación?
22 de Enero de 2013

Gobierno de Lobo perdió rumbo económico

02:45PM  -  Luis Rodriguez  

Expropiación de tierras y constantes reformas tributarias afectaron desempeño del sector productivo. Gobierno perdió hoja de ruta que trazó con el FMI y eso provocó no lograr un nuevo acuerdo económico para 2012-2014.

El gobierno del nacionalista Porfirio Lobo Sosa no pudo sostener en su tercer año de gestión la senda de crecimiento económico que registró en el período 2010-2011.

Después que el PIB reportó en 2009 una caída de -2.1% por los eventos internos y por la crisis financiera mundial, en 2010 observó una recuperación de 2.8% y en 2011 fue de 3.6%, pero el año anterior experimentó una desaceleración y cerró en 3.1%, según cifras preliminares del Banco Central de Honduras (BCH).

El Programa Monetario 2012-2013 indicaba que el crecimiento del PIB sería cercano a 4%, comportamiento fundamentado en la evolución esperada por sectores como la construcción, agricultura, manufactura, banca y seguros.

El desempeño favorable que la economía mostró en los primeros dos años de gestión de la administración Lobo Sosa estuvieron enmarcados en los compromisos adquiridos en la Carta de Intenciones 2010-2012 firmada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la Carta de Intenciones, la que expiró el 31 de marzo del año anterior.

Asimismo, los resultados de los primeros dos años de la administración Lobo Sosa estaban en línea con los objetivos trazados en el Plan de Nación Visión de País 2010-2038, documento que el año pasado fue descartado para aprobar una serie de medidas populistas a favor de los grupos organizados y de varias reformas fiscales que despojaron al sector productivo de varios miles de millones de lempiras destinados para financiar el creciente gasto corriente en detrimento de la inversión privada.

EL HERALDO trató de obtener vía telefónica la opinión de la presidenta del Banco Central de Honduras, María Elena Mondragón, quien es la responsable de diseñar y monitorear la evolución de las metas indicativas del Programa Monetario, sin embargo, la funcionaria no respondió el mensaje de voz que se le dejó en su aparato celular.

+ Agenda inconclusa marca último año del gobierno de Porfirio Lobo

Panorama

Después de la estabilidad que la economía nacional había logrado en el período 2010-2011, los pronósticos indicaban que Honduras estaba en el camino de lograr que el PIB alcanzara mayores niveles de crecimiento en el corto y mediano plazo.

Ese panorama coincidía con los resultados de la revisión económica que una misión técnica del Fondo Monetario practicó en Honduras a principios de febrero del año pasado. “La misión evaluó la evolución reciente de la economía hondureña, el desempeño de las políticas monetaria y fiscal y el avance en las reformas estructurales en relación a lo estipulado en el programa económico del gobierno para el año 2011. La misión reconoció logros en materia de crecimiento económico y control de la inflación, así como importantes avances en el programa de reformas estructurales durante 2011 y principios del 2012”, dijo Przemek Gajdeczka, jefe de la misión del FMI, el 9 de febrero de 2012 a través de un comunicado de prensa.

La “Encuesta de opinión pública sobre las expectativas económicas de Honduras” de diciembre de 2011 y que prepara el BCH, indicaba que la economía crecería 3.4%.

No obstante, la incertidumbre generada por las medidas oficialistas como las expropiaciones de tierras y las constantes reformas tributarias profundizaron la incertidumbre en rubros clave de la producción nacional como la agricultura, el comercio y la banca, lo que impactó de forma directa en el comportamiento económico del año 2012, de acuerdo con la respuesta de varios analistas consultados.

A lo anterior hay que agregarle el poco interés mostrado por el gobierno por alcanzar un rápido acuerdo con el FMI, lo que provocó el descarrilamiento de las finanzas públicas, caracterizada por una histórica situación de insolvencia que hasta ayer registraban cuentas por saldar arriba de 10,000 millones de lempiras correspondientes a 2012, entre las que destacan casi 2,000 millones en salarios y 2,000 millones de lempiras en transferencias a las 298 alcaldías municipales.

También hay que sumarle la galopante ola de criminalidad que abate al país y la inseguridad jurídica, factores claves que los inversionistas toman en consideración al momento de elegir el destino de sus capitales.

Balance

Para el presidente del Colegio de Economistas de Honduras (CHE), Roldán Duarte, hay varias conclusiones que se pueden enumerar, una serie de valoraciones de los tres años de la administración de Porfirio Lobo Sosa.

La primera conclusión es que mientras hubo un acuerdo con el FMI se observó disciplina en muchos aspectos económicos, pero al expirar el acuerdo stand by, la situación comenzó a desbordarse.

“El Estado está en una parranda de gastos increíble”, subraya el entrevistado.

Sin embargo, Duarte considera que la administración Lobo Sosa ha tenido algunos logros, por ejemplo, el crecimiento económico de los últimos años, el que se ha mantenido arriba de 3%, pero al compararse con el desempeño que registran países como Costa Rica y Panamá se puede observar que Honduras se ha quedado rezagado.

“Significa que ellos -Costa Rica y Panamá lo están haciendo mejor que nosotros -Honduras- porque han tenido una política gubernamental más responsable”, manifiesta.

Estudios nacionales e internacionales indican que Honduras necesita tasas de crecimiento arriba de 6% anual, ya que la población aumenta 3% por año, lo que daría como resultado un PIB real de 3%.

Inversiones

Este tema es clave para que Honduras pueda alcanzar mayores niveles de crecimiento económico.

Sin embargo, los montos de inversión pública y privada no han sido lo suficiente para apalancar los principales rubros de productos. Un ejemplo de lo anterior, es que del programa de inversión de la administración pública apenas se ejecutó 13,327.4 millones de lempiras de los 18,617.2 millones aprobados en el presupuesto vigente.

Por su parte, la inversión extranjera directa fue de alrededor de 1,050 millones de dólares durante 2012. Por su parte, la inversión privada nacional se estima en 72,500 millones de lempiras.

De acuerdo con la opinión de Duarte, Honduras requiere de mayores niveles de inversión para mejorar el crecimiento de la economía nacional. No obstante, reflexiona que el país necesita mayores recursos públicos y privados en rubros como energía y en telecomunicaciones, pero no en la construcción de cárceles, como la decisión aprobada por el Congreso Nacional para edificar un nuevo centro penitenciario en Comayagua, el que tendrá un costo de 59 millones de dólares, o sea 1,185 millones de lempiras.

Se esperaba que en el presente gobierno habría una fuerte inversión en energía renovable, al aprobarse 47 proyectos, pero los resultados están alejados de los planes de diversificar la matriz energética. Estimaciones preliminares indicaban el desarrollo de al menos 350 megavatios, lo que suponía una inversión privada arriba de 1,200 millones de dólares.

El presidente de los economistas explica que lo recomendable es que la inversión pública debe financiarse con endeudamiento interno y externo, pero ahora que los niveles de la deuda pública son altos y eso pone en riesgo los programas y proyectos.

Roldán Duarte insiste en que “Honduras necesita de manera urgente más inversión pública y privada para mejorar el crecimiento económico”.

Ver más noticias de Al Frente

( )