Inseguridad
29 de Enero de 2013

Cada dos días se produce una masacre en Honduras

02:50PM  -  Redaccion  

En un período de diez días se reportaron dos homicidios múltiples, uno de ellos en Tegucigalpa y el último en San Pedro Sula. En los dos eventos perdieron la vida 14 personas.

Los hechos violentos han sido una constante en Honduras en los primeros 28 días de 2013.

Se contabiliza un promedio de una masacre cada dos días. Estos hechos han causado luto y dolor entre las familias hondureñas.

Las autoridades gubernamentales implementaron el año anterior una serie de acciones que tenían como objetivo bajar la tasa de homicidios, pero no han dado los resultados que esperaba la población, ya que este año la violencia ha cobrado la vida de decenas de personas, sin que se haya capturado a los responsables de las masacres, ya que no existe una verdadera investigación.

Las masacres del presente año iniciaron el 4 de enero, cuando personas desconocidas acribillaron al abogado Óscar Mauricio Benavides, el hecho ocurrió en la colonia Los Laureles de Comayagüela.

Honduras se sitúa entre los países más violentos del mundo y cerró el año pasado con 85.5 homicidios por cada cien mil habitantes.

Muy atrás se encuentra El Salvador y muy lejanos Guatemala, Nicaragua y Costa Rica, países de la misma región.

El narcotráfico, que se ha enraizado en diferentes zonas geográficas del país, y los grupos aglutinados en pandillas, que tienen vínculos con el crimen organizado, se convierten en los actores principales de la ola delictiva que golpea a Honduras, sumado esto a los nexos que tiene la propia autoridad, específicamente policías, en actos delincuenciales.

A todo esto hay que agregar una galopante impunidad donde no hay acción ni de la Fiscalía ni de los tribunales de justicia.

Rosario de crímenes

El 9 de enero dos mujeres perdieron la vida a causa de múltiples disparos en la tercera avenida de Comayagüela.

Sobre este caso lo único que se informó por parte de las autoridades de investigación fue que el doble asesinato fue por ajuste de cuentas, ya que las dos víctimas se dedicaban a la venta y distribución de drogas en la colonia Soto.

Dos días más tarde, o sea el 11 de enero, en la colonia Torocagua dos personas fueron acribilladas a manos de desconocidos, quienes andaban fuertemente armados con AK-47.

Una de las víctimas fue identificada como René Amado Mendoza, de unos 65 años, quien observó que los hechores despojaban del vehículo a uno de sus hijos, por lo que le dispararon en reiteradas ocasiones. Ese mismo día también fue acribillado, a pocos metros de su casa, Elio Ramón Valladares Hernández (45), pastor de una iglesia evangélica.

El 15 de enero, en la colonia Villa Cristina de Comayagüela, varios desconocidos entraron a la vivienda de Josep Rafael Martínez Flores, de 24 años, y sin importarles que tenía a su hijo de cuatro meses en sus brazos lo acribillaron sobre la cama. La víctima tenía el bebé en los brazos y los asesinos se lo arrebataron y se lo tiraron a la madre. Al día siguiente, es decir el 16 de enero, el subcomisionado de Policía German Fernando Reyes Flores, de 50 años, fue acribillado y lo despojaron de su camioneta Prado.

El hecho ocurrió en la colonia Loarque de Comayagüela. Ese día fue uno de los más violentos, ya que en las primeras horas de la noche se contabilizaron siete fallecidos, más ocho en el transcurso del día, en San Pedro Sula.

En la colonia Torocagua, los comerciantes José Antonio García, de 34 años, y José Luis Cárdenas, de 24, quienes residían en la Santa Fe, fueron acribillados a inmediaciones de la escuela República de Guatemala.

Este mismo día fue acribillado Juan Manuel Rivera Salgado, de 26 años. El caso tomó notoriedad porque era el hermano de Luis Alonso García Rivera, utilero del club deportivo Olimpia que fue asesinado el pasado 11 de diciembre de 2012.

Homicidio múltiple

Para el 18 de enero, la delincuencia desbordó los límites, pues personas desconocidas, fuertemente armadas, acribillaron a seis personas en la colonia Las Ayestas de Comayagüela.

Este hecho se convirtió en el primer homicidio múltiple del año y las edades de los fallecidos estaban comprendidas entre los 18 y 25 años, más un adulto mayor. Dos días después la violencia se trasladó al municipio de Esquías, Comayagua. En las inmediaciones del campo de fútbol perdieron la vida cuatro personas. Entre las víctimas estaban el alcalde Wenrys Edelis Hernández Escoto y su padre Edenis Hernández Contreras, al igual que los hermanos Humberto y Armando Oliva.

En tanto, el 23 de enero el conductor y cobrador de una unidad del transporte urbano fueron acribillados por personas fuertemente armadas.

El hecho se registró dentro de la unidad que cubre la ruta Villa Vieja-mercado. Las víctimas fueron identificadas como Walter Omar Hernández Castro, de 27 años, conductor del autobús, y Kevin Armando Ramírez Gonzales, de 17 años, quien en vida era el cobrador. Unas 24 horas más tarde, en la aldea Los Laureles de Villanueva, Cortés, personas desconocidas acribillaron a una mujer y a dos jóvenes más.

El 25 de enero, el arquitecto Ronald Astul Torres Tróchez, de 52 años, falleció de varias heridas de bala que le infirió uno de dos malhechores que se conducían en una motocicleta, sin que las autoridades den a conocer quién es el responsable del crimen.

El hecho más lamentable se registró el 28 de enero, cuando ocho personas perdieron la vida al ser acribilladas en la galera de una vivienda del barrio San Francisco, en San Pedro Sula.

Los fallecidos fueron identificados como Wilson Javier Sierra Castellanos, José Geovany Villanueva Madrid (29), Leopoldo Centeno Deras (60), Jorge Alberto Almendares Hernández (41), su hijo Jonathán Alberto Almendares Turcios (21) y Andrés Abilino Espinoza Figueroa (17).

Heridos en la refriega resultaron Jorge Dubón (32), un menor de 16 años y José Leonel Gómez Lima, quien falleció minutos después en el hospital Mario Catarino Rivas.

25 muertos el domingo 27

En el transcurso del día domingo la Policía dio cuenta del fallecimiento de 25 personas en forma violenta a nivel nacional, de las cuales diez murieron en San Pedro Sula, tres en San Manuel y dos en Villanueva, Cortés, mientras que en La Ceiba, Atlántida, se registraron tres decesos.

La ola de violencia se extendió a Comayagua. En la aldea Quebrada Amarilla, San Luis, perdieron la vida los jóvenes Olman Garay Ramírez, de 21 años, y Dimas Omar Bueso Bueso, de 24 años, al ser atacados a machetazos y balazos por desconocidos.

En Catacamas, Olancho, murieron una madre y su hijo tras ser atacados por criminales que ingresaron a su vivienda en horas de la noche.

Ver más noticias de Al Frente

( )
Edición Impresa      2014-09-29 23:16:45

10 mil estudiantes a tutorías obligatorias

ver la edición en pdf