Talento hondureño
Domingo 07 de octubre de 2012

Estatuas de carne y hueso

07:03 pm  - Samaí Torres 

Con creatividad y humor, el grupo Walabis: educación, arte y lúdica,  sorprende a propios y extraños con el curioso arte del estatuismo. El grupo hondureño Walabis además de estatuismo realiza talleres de teatro, malabares, títeres, pintura, zancos, circo, audiovisuales y serigrafía.

El faquir de bronce causa sensación, porque la gente quiere saber sobre qué está sentado. Este personaje es representado por Wilber Aguilera.
El faquir de bronce causa sensación, porque la gente quiere saber sobre qué está sentado. Este personaje es representado por Wilber Aguilera. (Redacción El Heraldo)
Tegucigalpa,

Honduras

 No son de piedra ni de mármol, son de carne y hueso, y se trata de las estatuas humanas del grupo Walabis: educación, arte y lúdica.

Se trata de un grupo de actores que sorprende y hace reír a propios y extraños con su creatividad. “El estatuismo es un mimo que quiere aparentar ser un maniquí o una estatua, y el objetivo es que parezca lo más real posible a una estatua de piedra, por eso el vestuario y maquillaje llevan un tratamiento especial”, expresó Caridad Cardona, directora artística de Walabis.

Los actores deben tener un alto nivel de concentración y paciencia, ya que están en una misma posición durante 40 minutos o más.

Según Cardona, preparar una estatua humana les lleva una hora, entre maquillaje y vestuario, y 20 minutos para hacer el montaje en el lugar.

Los muchachos que hacen de estatuas preparan junto con la directora el vestuario, el cual se somete a un proceso especial, que es una práctica de ensayo y error, ya que no hay un manual, y lo que saben lo han aprendido por cuenta propia o por algunos conocimientos que les han compartido profesionales de otros países.

El grupo lleva su arte dentro y fuera de la capital.

Ver más noticias de Vida

Edición Impresa      20/04/2014

¡ÚLTIMO CHAPUZÓN!

ver la edición en pdf