Turismo
10 de Agosto de 2013

El arte rupestre de la Cueva Pintada de Ayasta

05:05PM  -  Ingrid Antunez  

Esta riqueza arqueológica se encuentra ubicada en la aldea La Bodega, en el municipio de Santa Ana.

Las riquezas culturales que posee el municipio de Santa Ana, según investigaciones publicadas en el libro de Anne Chapman “Los lencas en Honduras en el siglo XVI”, en un cincuenta por ciento tienen origen lenca. E

En los escritos se hace una descripción de los pueblos lencas y su ubicación geográfica, donde queda demostrado que ellos habitaron el cerro Pico de Ayasta, ubicado en este municipio.

Esta teoría es avalada al realizar un recorrido por las montañas de la aldea La Bodega, sitio en el cual se encuentra la Cueva Pintada de Ayasta y la cueva del Chamán.

Estas riquezas arqueológicas están ubicadas en una montaña de 1,609 metros de altura, motivo por el cual el recorrido es fascinante, ya que todos los elementos climáticos y geográficos se suman a su favor.

Durante una hora de caminata usted podrá apreciar la flora y la fauna que forman parte del lugar, además de cruzar una poza que nace en las alturas de la montaña.

Arte rupestre

Estas cuevas están conformadas por cuatro abrigos rocosos, dispuestos tres de ellos en un mismo conjunto, mientras que el cuarto paredón se encuentra frente a los otros tres y es conocido como la cueva del Chamán.

Aquí se puede observar una gran cantidad de arte rupestre, petroglifos y algunos elementos de pictografía.

La figura predominante es la antropomorfa y esta, a su vez, presenta una rica y variada gama de presentaciones de la figura humana, con ciertos rasgos repetitivos en cuanto a su conformación.

Los ejecutores, es decir, los lencas, de este arte parietal realizaron arte rupestre en ocasiones relacionado con la representación de la figura chamánica por ciertos atributos presentes en los mismos grabados.

El chamán era el jefe de la tribu y su cueva quedaba a unos cuantos metros del resto de la población donde se retiraba para consultar a los dioses para dirigir al pueblo, ahí se encerraba por varios días en los cuales consumía chicha y leche de sapo (este líquido era utilizado como alucinógeno).

El terreno del sitio ha sido abordado en su estudio como parte del Proyecto de Arte Rupestre (Parup) por el Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), con fondos propios, y del Fondo de los Embajadores para la Preservación Cultural de la Embajada de los Estados Unidos de América.

Financiamiento

Por todos los adjetivos que describen la zona, las autoridades actuales buscan el financiamiento de organismos internacionales para acoplar el lugar con senderos y champas de descanso, ya que escalar las montañas lleva aproximadamente una hora.

“Lo que buscamos es aprovechar este patrimonio cultural de Santa Ana para convertirlo en un destino turístico tanto para nacionales como para extranjeros”, acota Jorge Alberto Sandres, edil del municipio.

“Además queremos aprovechar la coyuntura con la UNESCO ya que en el 2005 se trabajó con ellos para que el sitio de Ayasta, junto con otros 15 sitios, fuera declarado como Itinerario Cultural y Patrimonio Cultural de la Humanidad”, asegura Saúl Banegas, guía turístico de Lenca Tourshn.

En conclusión lo que buscan las autoridades es diseñar un sistema de colocación de andamios para los visitantes que deseen apreciar este arte sin dañarlo de manera directa y que siga los lineamientos de la arquitectura paisajística de acuerdo al entorno natural del sitio.

Ver más noticias de Vida

( )