Cultura
Sábado 03 de diciembre de 2011

La batalla de La Trinidad (II parte)

09:56 am  - Arturo Sosa 

Una semana después, la batalla continúa…. ¿Cuál fue el papel de Morazán en el combate?

La imagen pertenece al libro “Tegucigalpa ayer, Tegucigalpa hoy”.
La imagen pertenece al libro “Tegucigalpa ayer, Tegucigalpa hoy”. (Redacción)
Tegucigalpa,

Honduras

¿Quién era Remigio Díaz? ¿Cuál fue el papel de Morazán en la batalla de La Trinidad? Tras escribir la semana pasada sobre este hecho histórico de nuestra nación, recibí varios comentarios de diferentes partes del país. Lo que me demostró que la batalla todavía no había terminado.

Las aportaciones de don Mario Nufio me dieron nuevas luces, sin duda alguna. Lo mismo que la visita del Sr. Sorem Díaz, nieto del notable historiador y escritor Rodolfo Díaz Zelaya. Lo interesante es que Soren es tatara tatara nieto (espero haberlo definido bien) del Coronel Remigio Díaz y me trajo una fotografía de un retrato en pintura del coronel. Imagen que comparto con los amables lectores.

Soren también me trajo el libro "Algo más acerca de Honduras" de su abuelo, donde el autor narra a la perfección los acontecimientos bélicos de esa batalla y como el notable ingenio de Morazán logra adjudicar la victoria a las fuerzas leales a Dionisio de Herrera. Con este libro, más las aportaciones que recibí en el extraordinario Museo Histórico Militar, ubicado en el Cuartel San Francisco en Tegucigalpa, muchas de mis dudas quedaron superadas.

Para empezar, Morazán nuca fue militar de academia; de hecho el grado de él era "Teniente de Milicias", al momento de la batalla. Grado alcanzado más por jerarquía política que por antecedentes militares. Pero eso no reduce en nada su genio militar.

Francisco Morazán era concuño del coronel Remigio Díaz; ambos estaban casados con dos hermanas de apellido Lastiri. Pero Díaz era militar de carrera, comandante general de las armas y, por tanto, jefe supremo del Ejercito de Honduras. La relación personal debió de haber facilitado sin duda alguna, el entendimiento entre ambos y la disposición a colaborar en conjunto.

Veamos un poco lo que nos narra don Rodolfo Díaz Zelaya: "Al llegar a Sabanagrande el 10 de noviembre de 1827, la división al mando del coronel Remigio Díaz, comandante general de Honduras, un capitán de patrulla, explorador, llegó a informar que las fuerzas federalistas del coronel José Justo Milla se acercaban a Ojojona.

Morazán dedujo que probablemente Milla deseaba sorprenderlos en Sabanagrande y propuso entonces al comandante general salir en las últimas horas del atardecer y acampar en La Trinidad. En este lugar, indudablemente después de un cuidadoso reconocimiento de su topografía, hecho por Morazán, concibió un plan de batalla que, al ser expuesto, recibió la aprobación de los coroneles Díaz, Pacheco y Valladares…"

Más adelante, el historiador nos narra con lujo de detalles lo que aconteció ese 11 de noviembre de 1827. Contarlo aquí sería quitarle el honor al ya fallecido historiador y a los textos que se encuentran en el Museo Histórico Militar. Más bien, los invito a que recorran las páginas de libro, los pasillos del museo y que cabalguen de nuevo con el general Morazán.

+ La batalla de la Trinidad (parte I)

Ver más noticias de Vida

Edición Impresa      21/04/2014

Alistan reformas al Estatuto del Docente

ver la edición en pdf