Construcciones del siglo XVI y XVIII
Martes 03 de abril de 2012

El arte colonial es un gran tesoro histórico que enriquece la capital

07:35 pm  - Samaí Torres 

El esplendor de las iglesias católicas se levanta imponente en Tegucigalpa y Comayagüela, haciendo de estos recintos un lugar de gran valor artístico que vale la pena conocer

Tegucigalpa,

Honduras

Altares, pinturas y esculturas son parte de la riqueza artística de las iglesias católicas de la capital. Construcciones que datan de los siglos XVI y XVIII continúan en pie para fortuna de la historia de Honduras.

La Catedral de Tegucigalpa y las iglesias San Francisco, Los Dolores, La Merced y El Calvario son muestra del talento de arquitectos, pintores y escultores que, por encargo de las autoridades religiosas de aquella época, hicieron verdaderas obras de arte que hoy conservan su valor histórico.

Y para conocer más sobre estas edificaciones y los constructores que tuvieron parte en ellas, consultamos al historiador Mario Castillo.

Los nombres de arquitectos como Juan Nepomuceno Cacho y José Naciancino Quiroz figuran como constructores de algunos de estos emblemáticos recintos. Sin dejar de lado el valioso e imponente trabajo de imaginería (escultura y pintura sacra) que hicieron artistas como Blas de Mesa, Vicente Gálvez, José Miguel Gómez, Zepeda y Villafranca.

Estas iglesias, según Castillo, fueron construidas por negros, criollos, mestizos, mulatos y pardos, por lo que le dieron a estas edificaciones barrocas un estilo diferente al que dominaba en Europa.

No eran arquitectos, eran albañiles que si bien seguían algunos lineamientos le imprimían a su obra elementos que observaban a su alrededor, es por ello que el historiador expresó que “la enorme diferencia que hay entre el barroco europeo y el barroco hispanoamericano es que el europeo es todo igual, usted verá un barroco en España, Portugal, Francia, Inglaterra, en Alemania, todo es igual, las mismas medidas, las mismas dimensiones, los mismos movimientos.

En cambio, el barroco americano en cada país es totalmente diferente porque es producto de los criollos de cada lugar, que plasmaban lo que veían, si adornaban de frutas, pues las frutas no son las mismas de Guatemala en Honduras”.

Los Dolores: hermoso templo barroco

Con su diseño netamente barroco, la iglesia Los Dolores no tiene registro de fundación, pero según indicó el historiador Mario Castillo, para 1732 ya existía una ermita. Se le atribuye al comayagüense Juan Nepomuceno Cacho la construcción de la fachada.

Castillo acota en su libro “Lecturas de la capital de Honduras” que la fachada de Los Dolores tiene una gran plasticidad y originalidad única en América.

Consta de dos cuerpos y un remate con una calle central y dos laterales, no tiene nichos rehundidos, sino que son simulados por molduras de cerámica vidriada.

En relación a la cerámica, esto le da a la fachada una gran peculiaridad, ya que no está adornada “con argamasa, como la mayoría de las fachadas del 99% de las iglesias que existen en Honduras”, y agregó que “quienes mandaron a construir eso han de haber tenido la cofradía de Los Dolores, que era una cofradía rica que podía darse el lujo de comprar cerámica vidriada para adornar su iglesia”.

Ver noticia completa

Edición Impresa      21/04/2014

Alistan reformas al Estatuto del Docente

ver la edición en pdf