Condenado en EE UU
Jueves 11 de julio de 2013

“Jesús, recibe mi espíritu”, dijo hondureño antes de su muerte

10:20 pm  - Redacción 

Sitio web del Departamento de Justicia de Texas registra últimas voluntades de al menos 500 personas ejecutadas.

El hondureño Heliberto Chi Aceituno fue ejecutado por inyección letal en agosto de 2008 en Huntsville, Texas, Estados Unidos.
El hondureño Heliberto Chi Aceituno fue ejecutado por inyección letal en agosto de 2008 en Huntsville, Texas, Estados Unidos. (El Heraldo)
Tegucigalpa,

Honduras

“Jesús, recibe mi espíritu. Te amo, Edgardo. Aprecio su arduo trabajo. Gracias. Bueno, recibe mi espíritu. Gracias Señor”.

Estas fueron las últimas palabras del hondureño Heliberto Chi Aceituno, quien fue ejecutado por inyección letal en agosto de 2008 en Huntsville, Texas, Estados Unidos.

Sus últimas expresiones aparecen registradas en la página web del Departamento de Justicia de Texas, que muestra las últimas voluntades de las 500 personas ejecutadas entre 1982 y el 26 de junio del año en curso, según medios internacionales.

Chi, de 29 años de edad, había sido condenado en noviembre de 2002 a la “pena capital” por los delitos de robo y asesinato en perjuicio de su exjefe, Armand Paliotta, en un hecho registrado en Arlington, Texas.

Ejecución

El infortunado compatriota fue ejecutado pese a una serie de esfuerzos y gestiones hechas por familiares y el propio gobierno hondureño a través del entonces director de Asuntos Consulares, Ramón Valladares.

Previo a la ejecución, varios abogados recurrieron a la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, bajo el argumento de que se le debió informar que podía ser asistido por el Consulado Hondureño, según el Convenio de Viena firmado en 1928, pero no fue posible salvarlo de la muerte.

En el portal web aparecen 500 personas entre hombres y mujeres que han sido condenados a muerte en Texas, considerado el estado con más ejecuciones en Estados Unidos.

El único hondureño que figura en la lista es Heliberto Chi, quien se convirtió en el segundo catracho ejecutado en Estados Unidos en 10 años, puesto que Roberto Villafranca murió por inyección letal en 1998.

Chi Aceituno ocupa el lugar 411 en la lista de ejecutados en el estado de Texas desde 1982 y además de sus últimas palabras aparece un perfil suyo con sus datos generales y una fotografía, al igual que del resto de los ejecutados.

Según el portal web Charlie Brooks Jr. fue el primer ejecutado, por el asesinato de un mecánico en un motel, y la última persona que fue ejecutada, según el registro, fue Kimberly McCarthy, de 52 años, por estar acusada de apuñalar a un anciano de 70 años.

“Gracias a todos los que me han ayudado. Al reverendo Camp, mi guía espiritual. Esto no es una pérdida, es una victoria. Sabéis dónde voy. Voy a casa con Jesús”, dijo McCarthy desde la camilla en la prisión de Texas, momentos antes de su muerte.

La web de ejecutados en la prisión de Texas es objeto de controversia. Abogados y activistas contrarios a la pena máxima consideran indecente que se exponga algo tan íntimo como la despedida de hombres y mujeres segundos antes de morir.

Mensajes

En la lectura de las últimas palabras de los ejecutados demuestra que estas personas, condenadas por diferentes crímenes, en la mayoría de los casos lanzan mensajes de perdón, paz, amor y cariño a sus familiares y víctimas.

También se encuentran palabras de ira, dolor y rebelión hacia policías, fiscales y jueces por parte de aquellos que se declaran inocentes.

Texas es líder en el número de ejecuciones en Estados Unidos desde 1976, mientras que el número de estados que tienen pena de muerte sigue bajando. Junto con Oklahoma, Mississippi y Arizona, acumularon tres cuartas partes de todas las ejecuciones en Estados Unidos en 2012.

Ver más noticias de Sucesos