Cuestionan a Rivera Avilés
Jueves 31 de enero de 2013

Cisma en Corte Suprema de Justicia por rotación de magistrados

10:33 am  - Redacción 

Marco Zúniga califica a Rivera Avilés de ignorante y alcohólico, y asegura que lleva al naufragio a la CSJ. Raúl Henríquez lo señaló de autoritario. Amenazan con denunciarlo por abuso de autoridad. + La carta de Zúniga a Rivera Avilés

El magistrado Marco Vinicio Zúniga, el presidente de la CSJ, Jorge Rivera Avilés, y el magistrado Raúl Henríquez Interiano.
El magistrado Marco Vinicio Zúniga, el presidente de la CSJ, Jorge Rivera Avilés, y el magistrado Raúl Henríquez Interiano. (El Heraldo)
Tegucigalpa,

Honduras

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) se encuentra en aguas turbulentas.

La destitución de cuatro magistrados de la Sala Constitucional desencadenó un cisma en el interior del pleno, al grado de trascender serios cuestionamientos de algunos de sus miembros hacia el presidente del Poder Judicial, Jorge Rivera Avilés.

Los desencantos e inconformidades rebalsaron con nuevas disposiciones de Rivera Avilés, al notificar las rotaciones de las coordinaciones de salas que se hacen en enero de cada año.

Este año no solo notificó rotaciones de coordinaciones, sino que Rivera Avilés dio a conocer en el oficio PCSJ No 063-2013 que el magistrado Raúl Antonio Henríquez Interiano ya no formará parte de la Sala Penal; lo traslada a la Sala Civil.

A su vez, Marco Vinicio Zúniga Medrano ya no forma parte de la Civil y pasa a la Penal. Según entendidos, nunca se presentó el caso de traslados de magistrados a otras salas.

Esto generó la inconformidad de ambos magistrados.

La carta

Para el caso, Zúniga Medrano redactó una dura respuesta para Rivera Avilés, quien la recibió a las 10:30 de la mañana. En su oficio expone que el reglamento de la CSJ, acuerdo No.04-02 del pleno, es claro y terminante al expresar en su artículo 16 lo siguiente: “La presidenta o el presidente designará las magistradas o magistrados que integrarán las salas, y de estos designará la presidenta o presidente, coordinadora o coordinador de sala, quienes iniciarán sus funciones el veintiocho de enero y el cargo se tomará anualmente, siguiendo el orden de precedencia, sin perjuicio de lo que disponga la ley”.

En consecuencia, dicho artículo refiere única y exclusivamente a la presidenta o presidente, coordinadora o coordinador de cada sala: la Constitucional, Civil, Penal y Laboral. “Interpretarlo de otra manera solo cabe en la cabeza de un ignorante, de un necio o de alguien con algún tipo de trastorno nervioso provocado por la ingesta de alguna sustancia espirituosa”, manifestó Zúniga Medrano, en alusión directa a Rivera Avilés.

Es más, expuso que no existe ninguna ley, Constitución ni reglamento que autorice la rotación de magistrados que ya integran las salas de la CSJ, como tampoco que otorgue tal facultad al presidente del Poder Judicial. “Por lo que el abuso de autoridad en el que usted (Rivera Avilés) incurre en el oficio PCSJ No 063-2013, que pretende trasladarme arbitrariamente a la Sala de lo Penal, nuevamente me obliga a exigirle respeto, tal como lo hice en la carta que le envié en fecha 22 de mayo de 2009, la que seguramente ha olvidado, según se rumora en los pasillos del Palacio de Justicia, por el consumo patológico e inconmensurable de alcohol”, aseveró Zúniga.

En dicha misiva, el magistrado le exigió a Rivera Avilés “respeto a nuestra dignidad de magistrados, recuerde que tan magistrado es usted como nosotros, ninguno es más que los demás ¡No más engaños! ¡No más mentiras!” Pide el cese inmediato de conductas reñidas con la ley, la moral y las buenas costumbres y el cumplimiento de principios de convivencia armónica, puntualidad y formalidad.

Asimismo, la “rectificación inmediata de todas las decisiones que impliquen una ligereza, abuso de autoridad o detrimento de los bienes y recursos del Poder Judicial”, cita. Zúniga pide la evaluación inmediata del desempeño y gestión de Rivera Avilés, “pues a lo mejor sus constantes viajes y las alturas en las que realiza los mismos no le permiten darse cuenta que no ha sido capaz, hasta ahora, de definir metas y objetivos precisos y asequibles, y, por lo tanto, no vemos claramente qué rumbo llevamos.

Lo que sí está claro es que con su ‘estilo gerencial’, la nave del Poder Judicial jamás llegará a puerto seguro, porque su capitán la está conduciendo a gran velocidad, a un inevitable naufragio en aguas turbulentas. Y ojalá que de ser así, no sea el capitán el primero que abandone la nave”, citó Zúniga en la nota que le envió hace cuatro años a Rivera Avilés, “y me percato que, con sus actuaciones, cada día adquiere mayor vigencia”.

+LEA: La carta de Zúniga a Rivera Avilés

Abuso

Lamentó que cambiarlo de Sala se hizo contra su voluntad. “No solo constituye abuso de autoridad, sino que atenta contra mi independencia jurisdiccional e inamovilidad; contra la línea jurisprudencial establecida por la Sala de lo Civil de la CSJ; y además, trasladarme a otra sala cuya materia no es mi especialidad únicamente afectaría el desempeño tanto de la Sala de lo Civil como de la Sala de lo Penal”, dijo. Por tanto, calificó la intención de Rivera Avilés de integrarlo otra sala como “un acto arbitrario, caprichoso, antojadizo y abusivo que contraviene el orden establecido en la Constitución de la República, las leyes y el Reglamento Interior de la CSJ”.

Denuncias

En consecuencia, Zúniga sostuvo que no está obligado a cumplir la dispuesto por Rivera Avilés. Zúniga, quien asegura ser el magistrado más productivo, dijo que no solicitó ni solicitará ser cambiado de sala. Exigió a Rivera Avilés que rectifique su conducta y “desista de sus aviesas intenciones, reconociéndome no solo como magistrado de la Sala de lo Civil, sino como coordinador de la misma”; o de lo contrario procederá “a entablar las denuncias que correspondan ante la Fiscalía General de la República, por abuso de autoridad; y ante el Congreso Nacional para que investigue su conducta administrativa”.

A su vez solicita al CN que pida un informe de las compras efectuadas por la Proveeduría del Poder Judicial, los pagos efectuados a la Pagaduría especial de la CSJ, nombramientos de personal, cuentas de viáticos y las manejadas directamente por la presidencia del Poder Judicial.

Zúniga envió copia de esta carta al fiscal general Luis Rubí y al comisionado nacional de Derechos Humanos, Ramón Custodio, “porque desde ya lo responsabilizo a usted, magistrado presidente, por cualquier ‘incidente’ o ‘accidente’ que pueda sufrir el suscrito o mi familia inmediata, en represalias por esta nueva oposición”.

Impugnado

Más temprano el magistrado Raúl Henríquez cuestionó que fue trasladado de manera inconsulta a la Sala Civil.

“Nunca ha existido en la historia del Poder Judicial que de manera autoritaria un presidente rote magistrados de una sala a otra”, dijo en el programa “Frente a frente” de Televicentro.

En su caso, supone que Rivera Avilés lo traslada por integrar la Sala Constitucional especial que conoció los amparos y su posición de defender la independencia del Poder Judicial. Henríquez impugnó su traslado por considerar que es contrario al reglamento interno de la CSJ.

El traslado “no lo aceptamos ni lo aceptaremos porque viola la independencia y la inamovilidad que los jueces debemos tener”, dijo. El abrupto y arbitrario cambio afecta el desempeño, expresó el magistrado.

EL HERALDO intentó conocer la reacción de Rivera Avilés, sin embargo, no fue posible. El portavoz de la CSJ, Melvin Duarte, dijo que posiblemente hoy emita una respuesta a los cuestionamientos de Zúniga y Henríquez.

En dicho programa, José Gutiérrez, Rosalinda Cruz y Francisco Ruiz reafirmaron que siguen siendo magistrados, que la ley faculta a la Sala Constitucional a conocer sus recursos. Cruz lamentó que la CSJ esté “arrodillada” ante los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Ver más noticias de País

Edición Impresa      17/04/2014

Repunta en el país maquila electrónica

ver la edición en pdf