Baja producción de granos básicos
Lunes 27 de agosto de 2012

Honduras pide asistencia a FAO y PMA para enfrentar hambruna

10:21 pm  - Agustín Lagos N. 

En la comunidad de San Francisco de Coray, Valle, el maíz y los frijoles solo ajustarán para 15 días. En el corredor seco son 82 los municipios afectados por la falta de alimentos.

San Francisco de Coray, Valle,

Honduras

Doña Fidelina Hernández García mira el paso del tiempo y se angustia. Son 15 días que amenazan con ser eternos y desearía que no transcurran.

Su angustia no es por ella, es más por sus hijos. “Si no hay maíz no vamos a encender el fuego. En unos 15 días ya no vamos a hacer tortillas porque no tenemos maíz ni frijoles ya que se perdieron las cosechas”, dijo en tono de preocupación.

No es para menos que esta humilde mujer piense de esa manera, pues debido a la falta de lluvia la producción de granos básicos fue casi nula en la comunidad de Las Mesas, San Francisco de Coray, que forma parte del “corredor seco” de Honduras, donde se incluye a varios municipios del sur de Francisco Morazán, La Paz, Valle, Choluteca y El Paraíso.

Llamado de auxilio

Ante la falta de producción de maíz y frijoles en la zona sur del país, las autoridades del gobierno han solicitado al Programa Mundial de

Alimentos (PMA) y a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que brinden su apoyo a Honduras a raíz de la hambruna que se vive en la zona sur.

“El objetivo es conocer la situación real de las familias (por medio de un estudio) en los municipios afectados y lograr que haya capacidad de sustento para llevar alimentos a las familias”, dijo Jacobo Regalado, titular de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG).

Y es que la preocupación se ha generalizado en los últimos días debido a la poca cosecha de maíz y frijoles debido a la prolongada sequía que se vivió en el país.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la pérdida en la cosecha de maíz es del 53 por ciento mientras que de frijoles es del 55 por ciento.

De acuerdo al estudio, dichos porcentajes indican que la pérdida de maíz por la falta de lluvias fue de 181 mil quintales de maíz, mientras que de frijoles fue de 6,600 aproximadamente.

Ante esa triste realidad, a doña Fidelina no le queda más que pedir ayuda a las autoridades del gobierno.

+ Hambre acecha el sur de Honduras

Extrema pobreza

“Nosotros somos una familia muy pobre y, además de eso, mi esposo tiene 80 años y pasa muy enfermo y ya casi no puede trabajar”, dijo mientras hacía unas pocas tortillas para darle de comer a don Ignacio Alvarado Flores y a los demás miembros de su familia.

“Aquí todo lo perdimos. Ni un quintal de maíz tengo y todo mundo se encuentra sin nada ya que el verano nos azotó cuando más se necesitaba la lluvia y se perdió toda la cosecha”, dijo don Ignacio mientras se mecía en su hamaca, que cuelga de los extremos de una humilde vivienda con piso de tierra.

El anciano contó a EL HERALDO que en el ciclo de primera sembró diez medidas de maíz y para realizar todo el proceso invirtió cuatro mil lempiras que pidió prestado y que ahora no sabe cómo los va a pagar.

“Lo que estoy haciendo es pagar los intereses porque no puedo de otra manera”, dijo Ignacio Alvarado Flores.

Los pobladores de los municipios del sur del país consideran que se están próximos a una crisis porque falta mucho tiempo para que se tenga la cosecha de postrera, mientras que el maicillo sale hasta en enero y eso es muy tarde. Mientras, las amas de casa son del criterio que con lo que se logró producir, dentro de pocos días solo van a tener maíz para cocinar un tiempo al día.

“Cuando en la cocina no hay maíz y frijoles, solo nos queda cruzarnos los brazos a la espera de que Dios nos ayude ya que es el único que nos puede sacar de esta crisis”, aseguró Fidelina Hernández García.

Sin alternativas

Similar situación se vive en el municipio de Apacilagua, Choluteca, donde centenares de pequeños productores perdieron sus cosechas.
Norma Ulloa, secretaria de la Corporación Municipal de Apacilagua, recordó que en el lugar la mayor parte de la producción es de maíz y frijoles.

“Un pequeño porcentaje se dedica al cultivo de sandía y melón, pero esto es en periodos muy cortos”, dijo Ulloa.

Ante la problemática que están enfrentando los vecinos, las autoridades municipales realizan gestiones ante representantes de instituciones gubernamentales para que les proporcionen raciones alimenticias. En Apacilagua, al igual que en los otros municipios que están ubicados en el “corredor seco”, la producción se perdió en un noventa por ciento debido a la falta de agua.

Apacilagua cuenta con una población de 11,667 habitantes distribuidos en 7 aldeas que las componen 173 caseríos, donde la mayor parte de los residentes cosechan maíz y frijoles. “Aquí es preocupante cuando llega la gente a la alcaldía y no se les puede dar pero ni una libra de frijoles”, dijo Norma Ulloa.

No llovió

Por su parte, Froylán Rosales Posadas, vicealcalde de San Miguelito, Francisco Morazán, comentó que las pérdidas fueron del cien por ciento ya que “la lluvia falló”.

Este municipio tiene dos aldeas que son Santa Martha y El Hato, y ambas se componen de cuarenta y dos caseríos, siendo Mala Laja la comunidad donde se observa mayor pobreza. San Miguelito tiene una población de 2,500 habitantes y la mayoría se alimenta de maíz y frijoles.

Para contrarrestar una posible crisis alimentaria, el alcalde municipal realiza gestiones con el gobierno para que les apoye con alimentos y realizar trabajos a cambio de una porción al día.

Por su parte, Rolando García, alcalde de La Libertad, Francisco Morazán, considera que todos los año la naturaleza los castiga pero este año lastimosamente el problema es mayor. Para ayudar a las personas más pobres, la corporación municipal determinó contratar personas para que reparen los caminos y pagarles cien lempiras diarios y puedan subsistir, porque de parte del gobierno no reciben ningún tipo de ayuda. La Libertad tiene siete mil habitantes distribuidos en dos aldeas y once caseríos.

Solicitan tres millones para las cinco alcaldías

En el Congreso Nacional se presentó un proyecto de Decreto por parte del diputado Renán Inestroza para declarar estado de hambruna en los municipios de Reitoca, Alubarén, Curarén, La Libertad y San Miguelito, ubicados al sur de Francisco Morazán, tomando en cuenta que todos los cultivos de maíz y frijoles se perdieron a raíz de la sequía.

“Este decreto establece que el gobierno deberá destinar tres millones de lempiras para distribuirlos equitativamente en las cinco corporaciones municipales para que distribuyan los granos básicos entre todos los pobladores sin ningún sectarismo político y para que el gobierno pueda gestionar ayuda con gobiernos amigos y organismos internacionales a través de Copeco para esas municipalidades”, dijo Inestroza.

La semana anterior, la municipalidad de Reitoca decretó emergencia ya que no soportan la escasez de granos básicos.

Se espera que el gobierno entregue las transferencias a las municipalidades ya que eso les ayudaría a realizar algunos proyectos en las comunidades.

Ver más noticias de Al Frente