Evidencias
Jueves 22 de agosto de 2013

Así se hizo el retiro millonario del FPSENEE en el banco "B"

02:16 pm  - Redacción 

EL HERALDO tuvo acceso exclusivo a fotografías en las que se muestra cuando el estafador retira el dinero del banco “B”.

Tegucigalpa,

Honduras

Con una frialdad y un sosiego sorprendente, el estafador del Fondo de Prestaciones y Pensiones de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (FPSENEE) se presentó a un banco de la capital a realizar los retiros de los más de 14 millones que anteriormente había saqueado de esa entidad de pensiones.

Ahí estaba él, estoico, inmutable, parado frente a la cajera, con lentes, camisa morada y arremangada y un grueso mostacho para reclamar el tesoro mal habido.

El embaucador usó la identidad de una persona muerta, Max Geovanny Flores Torres,  para depositar un cheque certificado, registro 22997, y luego cobrarlo en un banco del Distrito Central.

La Unidad Investigativa de EL HERALDO logró acceso exclusivo a fotografías del video de seguridad del 30 de julio de 2013 de la agencia principal del banco en donde se hizo el cobro de esa fortuna.

De momento, al banco que pagó el dinero se le identifica como banco “B”, ante la imposibilidad de que ejecutivos de esa entidad den su versión de los hechos.

Este banco “B” no es Banco Atlántida,  pues esta última institución solo certificó el cheque por valor de los 14.8 millones que luego fueron retirados de las arcas del FPSENEE.

El estafador llegó a la agencia con un grueso mostacho, similar al que usaba Flores Torres cuando estaba en vida, lo que demuestra que cuidó hasta del más mínimo detalle.

Se supone que presentó una tarjeta de identidad a nombre de Flores Torres.

Las fotos

En una de las gráficas obtenidas se muestra que a las 2:40 de la tarde el estafador está sentado en un sillón a la espera de que llegue su turno para ir donde la cajera.

Luego, en una segunda fotografía, se muestra a este personaje parado frente a la pagadora listo para entregar la documentación fraudulenta para iniciar el trámite de reclamación del dinero.

Se supone que esta operación, la primera que hizo el delincuente, es un retiro de fondos con cheques de caja.

A las 2:48 de la tarde se tomó una tercera fotografía en la que el embaucador parece hacer una consulta mientras tiene en un tablero de cristal de la caja lo que aparenta ser su tarjeta de ahorro.

En la última imagen, congelada a las 2:58 de la tarde, nuevamente aparece el estafador recibiendo unos documentos de parte de una supervisora y se supone que es la tarjeta de ahorro del estafador luego de que se le actualizara.

El timador al parecer hizo retiros entre el 30 de julio y 1 de agosto hasta dejar la cuenta con apenas 85 mil lempiras.

Esta persona retiró un efectivo alrededor de 5 millones de lempiras y el resto, unos 9 millones, en tres cheques que entregó a tres personas que posteriormente los cambiaron en la misma agencia.

El banco “B” no se ha referido hasta la fecha a este caso.

Ver más noticias de Al Frente