Primer año de JOH
30 de Enero de 2015

Honduras: Tercera reforma educativa y 220 días dominarán en 2015

03:01PM  - Redacción 

En 2015 se aspira a enseñar inglés a unos 250,000 alumnos del sistema público. Además de instalar Internet en todas las escuelas del sector público.

Tegucigalpa

El cierre del primer año del presidente Juan Orlando Hernández deja un buen sabor de boca en materia educativa. Sin embargo, se destacan enormes retos que deben enfrentarse casi de manera inmediata.

La primera acción en materia educativa que adoptó el mandatario en 2014 fue ratificar en el cargo como ministro de Educación a Marlon Escoto, que en 2013 había alcanzado la impartición de 200 días de clases.

Se habló que para llegar a esta decisión, el presidente atendió sugerencias de la comunidad internacional y algunas organizaciones no gubernamentales, pues el plan inicial indicaba que Escoto sería removido.

De hecho, el propio mandatario declaró en exclusiva para EL HERALDO, en una entrevista previa a las elecciones presidenciales de 2013, que el ministro Escoto “no me ha convencido” del todo.

Hernández, hasta ese entonces candidato presidencial, confesó que uno de los principales tropiezos de Escoto había sido la poca aplicación de la Ley Fundamental de Educación.

Y es que el propio Hernández fue el principal propulsor de este marco jurídico que vino a cambiar el estamento que databa desde 1967.

El presidente se ha vanagloriado de ser un fiel creyente de que los cambios para Honduras vendrán a través de la educación.

De hecho, ha sostenido que impulsó la primera reforma educativa en el país, en 2005, siendo secretario del Congreso Nacional, cuando se intervino la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y se nombró una Comisión de Transición.

Ha calificado además que la segunda reforma se hizo a través de la Ley Fundamental de Educación, aprobada en diciembre de 2011, durante la gestión en la que él dirigía la Cámara Legislativa.

Y ahora, a partir de 2015, ha anunciado el arranque de la tercera reforma educativa, que incluirá la enseñanza del idioma inglés en todos los centros educativos públicos y la incorporación del acceso a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en la carga académica del sector público.

Recuento de 2014

El año pasado marcó hitos históricos en materia educativa.

El primero fue haber logrado superar el número de días en clases alcanzada en 2013, cuando los alumnos permanecieron en los centros educativos 200 días.

En 2014, esa cifra se elevó a 220. Eso se debió a que se continuaron implementando las medidas disciplinarias a lo interno de la Secretaría de Educación para sancionar a los docentes que abandonarán las aulas por atender llamados a protestas o asambleas informativas.

Además, fue posible porque se implementó la modalidad educativa de sábados cívicos, que consistió en la obligatoriedad de que todos los alumnos del sistema acudieran todos los sábados a recibir reforzamientos en dos asignaturas: español y matemáticas.

Esto a su vez permitió que la Secretaría de Educación previera un impacto positivo en el mejoramiento del rendimiento académico de los alumnos en ambas asignaturas.

No obstante, vale aclarar que, aparentemente, eso no será suficiente para que el país recupere todo el terreno perdido durante la última década en materia educativa.

Eso se debe a que el país cumplirá a medias algunas metas internacionales a las que se comprometió cumplir para finales de este año, es decir 2015.

Para el caso, Honduras se propuso elevar los rendimientos académicos de español y matemáticas a 70%, sin embargo, eso solo se cumplirá con español, que sobrepasará ese porcentaje, mientras que matemáticas quedará abajo por uno o dos puntos, según las proyecciones.

A pesar de eso, 2014, es decir el primer año del gobierno Hernández, tiene una buena calificación.

Carlos Hernández, representante de la organización Transformemos Honduras, que se dedica a monitorear el sistema educativo del país, dijo a EL HERALDO que “la situación en el sistema educativo está cambiando y ha quedado demostrado que se pueden impulsar cambios”.

Esos resultados, amplió Hernández, los corroboran algunos organismos de carácter internacional, tal es el caso de la UNESCO que en su Tercer Estudio Regional de Calidad Educativa cataloga que “Honduras ha sido el país sorpresa” por sus avances en los rendimientos académicos en español y matemáticas.

Otro de los aspectos fundamentales que destacó en 2014 fue la implementación del 70% como porcentaje mínimo para aprobar una asignatura. Hasta 2013 se exigía 60%. También se aplicó la doble jornada, con lo que se amplió el horario de clases de más de seis mil centros educativos hasta las 3:00 de la tarde.

El país también reportó, según la Secretaría de Educación, disminuciones significativas en los índices de repitencia al pasar de 3.8% en 2012, según el informe “Una mirada por la educación en Honduras 2012”, que publicó Unicef, a menos de un dos por ciento. Eso significó bajar de más de 73,703 reprobados que hubo en 2012 a unos 30,000 en 2014, estimó el año pasado Dennis Cáceres, director de Calidad Educativa de la Secretaría de Educación.

Lo que se viene

En 2015, las metas y los retos también son ambiciosos. Con el inicio de la tercera reforma educativa, el gobierno se ha planteado que todos los centros educativos ofrezcan Internet gratis a sus alumnos.

Asimismo hay un proyecto para enseñar inglés, en 2015, a cerca de 250,000 estudiantes del sistema educativo público (750 mil en tres años)

También se harán nuevos experimentos para elevar el rendimiento y la capacidad profesional de los egresados de las carreras de secundaria.

Este año a los 287 mil alumnos que cursan diversificado se les evaluará en dos semestres y no anual, como se hizo hasta el año anterior.

Cada semestre tendrá dos evaluaciones parciales y si un alumno reprueba una asignatura, la deberá cursar en el segundo semestre, pero en condición de “retrasada”, y si se aplaza en dos clases deberá abandonar ese instituto y cursar un módulo intensivo de nivelación a través del programa Todos Podemos Avanzar (TPA).

Otro de los retos más difíciles de cumplir será la universalización de la educación prebásica. Cerca de 60 mil niños de cinco años no se matriculan en prebásica.

En educación media también hay un enorme déficit en la cobertura, con cerca del 40%.



Ver más noticias de Al Frente

Normas de uso: Los comentarios publicados no reflejan la opinión de ELHERALDO.HN. No se aceptarán aquellos considerados difamatorios, calumniosos o injuriantes. Este espacio es para fomentar la libertad de expresión y enriquecer el debate, con un diálogo de altura y tolerancia.

( )