Testimonio de una expandillera
24 de Abril de 2015

"Dios es el único que lo puede sacar a uno de la mara"

11:10PM  - Redacción 

La joven cuenta cómo fue reclutada por la pandilla cuando tenía 13 años: sus compañeros de aula la llevaron a ese mundo de drogas, sexo, robos y muerte.

Tegucigalpa, Honduras

SERIE 5/5

Entre sonrisas, travesuras y las clases en un colegio público de la capital pasaba una hermosa jovencita de pelo castaño y con una hermosa figura a pesar de ser solo una niña, la cual terminó siendo reclutada por la Mara Salvatrucha (MS13).

Esa niña, ahora convertida en una hermosa mujer, madre de familia y que tiene un trabajo estable para darle alimento a sus hijos, decidió hablar con un equipo de la Unidad Investigativa de EL HERALDO bajo la condición de anonimato y revelar el mundo desconocido de esta organización criminal. A continuación su testimonio:

¿A qué mara perteneció? A la Mara Salvatrucha.

¿Cómo llega a integrar la mara? Yo tenía 13 años, estaba en el colegio en 1997, mis compañeros tomaban “pastas”, Diazepan, decían que eran de los Vatos Locos y ellos me regalaban droga, se llevaban conmigo, me llevaban a bailar, entonces me gustó llevarme con ellos y después no entraba al colegio sino que me iba con ellos a pijinear.

¿Cómo es la vida al interior de estas organizaciones? Es bonita por una parte y por otra fea, es bonito porque te respetan, te tienen miedo, hay drogas, alcohol, pero es fea porque cuando entrás no podés salirte, porque si uno quiere rehabilitarse lo matan, entonces no puedes salir.

¿Qué decían tus padres? Cuando mi papá me quiso quitar las malas gavillas, yo me fui con ellos porque me gustaba la vida de ellos, me gustaba estar con ellos porque me decían que eran mi familia, que me iban a cuidar, que iban a estar conmigo en las buenas y en las malas.

¿Los Vatos Locos eran un sector de la MS? En ese tiempo todavía no existía la MS en esa zona y empezaron los Vatos Locos, y ellos dijeron que eran amigos de los MS y llegaron los MS de otro lado.

¿De dónde eran ellos, los MS, de otro país? Al sector donde yo estaba llegaron de aquí, Honduras, pero al sector de ellos llegaron mareros de otro país, vinieron de El Salvador.

¿Cómo era relacionarse ya con ellos? Solo empezamos a rifar y a bailar, eso era todo.

¿Cuál es el proceso de iniciación? Se hace una rueda, ahí se mete uno, se ponen seis o siete hombres y le pegan a uno 13 segundos, ya se sabe, con patadas y puños, pero no se puede tocar la cara, uno tiene que quedarse parado pero no defenderse, uno se los puede capear, pero no se puede golpear a otro, de ahí le dicen estás preparado para entrar, bienvenido al barrio MS.

¿Peleaban con los de la pandilla 18? Con el tiempo fueron apareciendo los de la 18 y se les decía ¿y vos qué sos? y ellos decían 18 y nos íbamos a bailar todos.

¿Cuándo empiezan a matarse por ser rivales? Cuando vinieron MS de otros lados (El Salvador), que nos dijeron que teníamos que matar a los de la 18 para ir ganando puntos y respeto.

¿Por qué mataban? La renta se empezó a pagar en 1999 y se pagaba para que los mismos integrantes del barrio de la MS no asaltaran en los buses, cuidaran a los pasajeros, o sea el trato era: si vos pagás la renta yo no te voy a asaltar a los pasajeros, la gente se puede subir normal, entonces la cuota se pagaba mensual en ese tiempo.

¿Existen códigos al interior de la mara? Sí, y al que plancha se le da para abajo (muerte), tiene que seguir las reglas, pero depende de qué tipo de regla es la que viole.

¿Cuáles eran estas reglas? No dar información ni a la Policía ni a nadie, no se permitía la violación entre nosotros mismos, ya que éramos una gran familia y se cuida. El matar a un familiar de uno de los mareros, cuidar a las familias de los integrantes y cuidar al barrio, nadie puede entrar si no es de allí. El barrio donde ellos viven no se puede asaltar, ni violar ni nada, porque es la gente que los conoce y que los cuida, y tampoco pueden llegar de otro lado a asaltar.

¿Es cierto que la mujer debe estar dispuesta a tener relaciones sexuales con todos? Ya cuando yo me iba a retirar ya no se podía tener relaciones, no como antes de que se decía esta me gusta, me la voy a... (tener relaciones sexuales) y ya. Eso ya no se podía, si se tenía una relación era una sola y era con un paisa (ajeno a la pandilla) y no con los homies (integrantes de pandilla).

¿No se podía andar con uno y después con otro? No, porque entonces ellos se matan por las mujeres, entonces los homies ya en los últimos días no, mejor con paisitas porque no son nada. Con los homies no porque también tienen sentimientos, entonces ellos no quieren pelearse por una jaina (la compañera sentimental de un pandillero), o que se sienta triste por una mujer, porque la mujer que haga eso la matan.

¿Cuál es la jerarquía de la MS? Al jefe se le dice “viejo” o “perrón”, “el mero perrón”, “el más grande”. Al que sigue “príncipes” y los otros “principiantes”.

¿Cómo hacían con la alimentación y la vestimenta, adónde vivían? Siempre hay una casa de alguien que la presta, porque uno no alquila, ni tiene casa propia y cada quien roba para llevar comida, cada quien consigue y entre todos. Si uno no tiene, tiene el otro.

¿Qué fecha celebra la MS? Ellos celebran los 13 de todos los meses, se unen todos los que puedan, cada quien en su lugar.

¿De qué manera celebran, qué hacen ese día? Drogarse, consumir cocaína, la marihuana, se ponen su mejor atuendo, si es nuevo es mejor, es un día para celebrar, como cuando uno está cumpliendo años, es un día muy especial, de todos los meses.

Se celebra sin beber, solo beben los más viejos porque la bebida hace que muchos homies pierdan, hacen que los maten, entonces solo las drogas que uno pueda controlar.

¿Y cuándo se les permiten las bebidas alcohólicas? Solo el día que se mata, el día que uno mata lo están cuidando y uno esté bebiendo, drogándose lo que uno quiera porque uno está celebrando un punto que ganó. Cada muerte es un punto más.

¿Qué pasa si siendo parte de la mara se involucra en cosas de la iglesia? Quien sale y busca las cosas de Dios y las sigue como es, tiene permiso de salirse, la familia de esa persona también se respeta. Y si uno se sale de la pandilla a uno lo buscan para matarlo, pero a la familia no, porque la familia no se puede tocar.

¿Si pudiera retroceder el tiempo, volvería a integrar una mara? No, para nada, si pudiera regresar el tiempo hubiera seguido estudiando y no me hubiera juntado con malas personas. Pero desgraciadamente no puedo, pero le deseo todo lo mejor a mis hijos y que ellos no vayan a ser igual a mí, eso es lo que deseo.

¿Actualmente qué hace, a qué se dedica? Trabajo para mis hijos (rompe en llanto y se limpia las lágrimas), no quiero que nunca vivan lo que yo viví.

¿Ellos estudian? Mi hijo mayor (hijo de un cabecilla de la mara) está en el colegio, yo trabajo. A veces ya no quiero y me da pereza, pero digo yo: tengo que trabajar para seguir adelante y comprar mis propias cosas.

¿Sus hijos saben de su pasado? Mi hijo mayor sí, el hijo del homie sabe algo, pero no todo; sabe que formé parte de una pandilla, sabe que consumí drogas, que estuve en la cárcel, porque me iba a visitar. Gracias a Dios mis padres me ayudaron a criarlo porque yo era una muchacha inmadura que no pensaba en el futuro.

¿Qué consejo daría a los padres para que sus hijos no integren maras? Que traten de escuchar más a sus hijos porque hay veces que uno (de niño) quiere dar un mensaje pero los padres no entienden, no traten de tenerlos tan aprisionados porque cuando a uno le dicen no hagás esto, más rápido lo hace.

Yo como madre, mi hijo me dice tengo amigos y yo le digo está bien, pero platiquen aquí donde los estoy escuchando lo que están diciendo, porque hay madres en que los hijos se van pero no saben cómo son sus compañeros, qué clase de familia tiene, ir a la escuela y al colegio a preguntar y ver cuáles son los niños malos.

¿El hijo de los pandilleros debe seguir el legado de sus padres? Sí, hay hijos de homies, de parejas que han muerto, entonces el barrio los recoge y los cría, entonces ese niño se va criando con ese odio, de que todo lo que diga 18 muere y así vengar la muerte de sus padres.

¿Son más peligrosos los hijos de los pandilleros que los pandilleros mismos? Sí, porque ellos traen toda la violencia, ellos miran si matan a los homies, ellos están en los velorios, y ellos saben que los malos fueron aquellos, entonces desde pequeños se van criando con ese odio, peor que el que sentía una persona que se metió solo porque le gustaba, porque uno fue por gusto, pero imagínese que le maten a sus papás y que usted sepa quién se los mató, usted quiere matarlos a todos los que lo mataron.

¿Entonces las maras se aprovechan de esas situaciones para reclutar niños? Es como una estimulación, (ellos te dicen) allá estás mal, aquí vas a estar mejor, aquí vas a estar bien, el día que no tengás comida nosotros te la vamos a dar porque todos somos una familia y cuando uno integra la mara sus hermanos solo son paisas, su mamá y de la familia ya nadie es nada.

¿Por qué no podía relacionarse con los demás, con las personas que no eran mareros? Porque si un paisa me enamoraba yo me iba a meter con otro hombre, iba a vivir otra vida y yo tenía que servirles a ellos, yo era propiedad de ellos y que solo tenía que estar con ellos y nadie más.

¿Pensó que le harían algo? Sí, me golpearon a patadas y golpes, no me mataron porque un homie me empujó y me dijo, vos parece como que no te quisiéramos, si te decimos esto es porque te queremos, no queremos que vayan a llegar los otros a matarte, vos sos de nosotros y perteneces a nosotros y queremos que estés con nosotros siempre. Otro decía: ¿La matamos? No, no la maten... él ya murió, pero siempre recuerdo que por él no perdí la vida, porque sí me iban a matar.

¿Cuántos años estuviste dentro de la mara? Cinco años, desde los 13 a los 18.

¿Cuál es la función de la mujer en la mara? Mantenerle su ropita bien lavada a los homies, entregar droga, ir a recoger dinero, comprar, cocinar, como toda ama de casa. Y si toca ir a traer dinero, uno se pone bien bonita y se va. Nadie va a suponer, va a sospechar de una mujer y de ellos sí porque hay unos que tienen tatuajes hasta en su cara y ya no pueden ni salir, mientras que de uno de mujer ya con tacones y todo, nadie va a sospechar, todo es diferente.

¿Alguna vez la usaron como carnada? Sí, si querían matar a alguien, a mí me ponían bien bonita y me llevaban los pandilleros y me decían andá donde aquel, enamoralo y coqueteale y saliendo pa’ bajo (lo mataban). O ir a un lado y conocer chavos y preguntarles, ¿cómo es la cosa aquí? ¿qué rifan? y después solo se llevaba la información.

¿Entonces la mujer tiene un papel fundamental en las maras? Sí, porque uno cabe donde sea.

¿Qué consejo le daría a esas mujeres que quieren ingresar o que ya están en las maras? Que lo piensen bien porque es fácil la entrada y difícil la salida. Yo le doy gracias a Dios porque salí de eso y gracias a Dios no me mataron y se los agradezco a ellos (mareros) también porque cuando yo me rehabilité, hace un par de años, volví a ver a algunos de ellos y solo me miraban pero no me decían nada, yo sentí que ellos me perdonaron o no sé, pero hubo otros que se salieron y los mataron.

Lo mejor es que no entren porque eso solo es vanidad, que le tengan miedo a uno de nada sirve porque después uno va a terminar en la cárcel o muerto, es mejor caer en la cárcel pero en ese tiempo se te pierde la vida, hay muchas cosas que uno tiene que hacer y después se arrepiente.

¿Entonces cuál es su consejo? Mi consejo es que no integren y si ya están adentro mi consejo es que busquen a Dios porque Dios es el único que lo puede sacar a uno de un problema tan grande, porque eso es un problema, una bomba de tiempo.

Cuando están presos, ¿la mara prohíbe rehabilitarse? No, ahí quien se quiere rehabilitar, quien se quiere portar bien se le saca con los demás, no es que se va a ser un santo, pero ya no es integrante de una pandilla y si en su pandilla utiliza la droga, puede usar droga al salir de ella.

¿Cómo logró sobrevivir estando en prisión? Estando presa, me di cuenta que sucedió algo, me mataron a un amigo en otra cárcel, entonces dije yo, tantos años que sirvió al barrio y cómo le pagaron, ellos mismos lo mataron. Supuestamente lo mataron porque él decía que se quería salir del barrio y quería ser cristiano, pero él sabía muchas cosas, tenía muchos puntos, era uno de los grandes, pero él ya no quería estar ahí.

¿Esto te hizo reflexionar? Sí, cuando yo entré, él ya estaba más despabilado que mí. Cuando me quité el tatuaje, yo hablé con la Policía y les dije llévenme para donde los pesetas porque yo ya no quiero seguir aquí (con las mareras).

¿Quiénes son las pesetas? Están revueltas, de todo, y cuando llegué les dije yo ya no soy nada, yo no quiero pelear con nadie porque ya no soy nada, pero quien se meta conmigo yo no me voy a dejar. Yo me salí (de la mara) y me puse seria y les dije que yo ya no era nada y no soy nada.

¿Qué te dijeron tus excompañeras de mara? Me mandaron a decir que si yo me ponía otro tatuaje encima me iban a matar, pero si yo me lo borraba y me portaba bien que no me iban a matar dentro de la cárcel, porque ya fuera yo no sabía, y era un riesgo que tenía que tomar. Me dijeron que yo no sabía mucho, porque en ese tiempo no había tanta actualización como ahora, como los teléfonos y las redes sociales.

¿Cómo fue cuando salió de la cárcel? Ellas (las mareras), dieron aviso pero no me encontraron porque yo me fui para otro lado.

¿Cuando entró a las maras ya tenían acceso a las armas? No, teníamos chimbas y empezaban las 38 y las 9.22.

¿Quién les lleva la contabilidad? Hay una persona, pero no es integrante de la mara, es un paisa, no se le paga, solo es un servicio pero se le protege, se le da lo necesario como una provisión porque es una persona importante que no tiene la necesidad de que le paguen, sino que lo hace por amor al barrio.

¿Es simpatizante? Sí, es un simpatizante, que ha ido estudiando y se ha tratado bien y se gradúo, esa persona tiene su trabajo pero siempre utiliza un ratito para llevar.

En el 2001, la jaina (mujer del pandillero) y los homies (hombres) que entraron a la mara estudiando y se quedaron en grados superiores, por ejemplo, había algunos que solo les faltaba un año para graduarse, entonces le decían te vamos a pagar el estudio para que te gradúes, pero ya sabés que te vas a graduar para servir al barrio, ya por último no se estaban tatuando para que nadie supiera que era marero.

Ver más noticias de Al Frente

+   Noticias relacionadas con "Dios es el único que lo puede sacar a uno de la mara"

Normas de uso: Los comentarios publicados no reflejan la opinión de ELHERALDO.HN. No se aceptarán aquellos considerados difamatorios, calumniosos o injuriantes. Este espacio es para fomentar la libertad de expresión y enriquecer el debate, con un diálogo de altura y tolerancia.

( )