Auditorías del TSC
21 de Mayo de 2015

Bajo investigación transferencias de alcaldías municipales de Honduras

10:26PM  - Redacción 

Actualmente hay 50 procesos de autoría que realiza el Tribunal Superior de Cuentas a nivel nacional. Se investigan denuncias contra la alcaldía de Wampusirpi, en Gracias a Dios.

Tegucigalpa, Honduras

La mirilla de los entes contralores del Estado permanece puesta sobre las alcaldías municipales de Honduras y, particularmente, sobre el destino que están dando a los fondos de las transferencias.

La magistrada presidenta del TSC, Daysi de Anchecta, advirtió esta semana que son al rededor de 520 millones de lempiras los que se han reparado a corporaciones municipales a nivel nacional. Esto como parte de los hallazgos de las 334 auditorías correspondientes al período 2010-2014. Igualmente están en proceso otras 50 auditorías.

Una muestra

Entre estos otros 50 procesos en que se les sigue el rastro a los fondos provenientes de recaudaciones a través de tasas e impuestos, préstamos y transferencias, está la Corporación Municipal de Wampusirpi, departamento de Gracias a Dios.

Esta Corporación aprobó en 2014 la contratación de ocho policías municipales para el resguardo del casco urbano, sin embargo, se contrataron 15, que lejos de cuidar los bienes y las personas lo que hacen es servir de guardaespaldas del alcalde de esta comunidad.

Este es uno de los tantos hechos denunciados que investiga el TSC y que están orientados a las últimas dos administraciones para conocer el paradero de los fondos que trimestralmente les ha dado el Estado por concepto de transferencias.

La auditoría que practica el TSC abarca los períodos comprendidos entre el 26 de agosto y el 31 de diciembre de 2014, a cargo de los ediles Melesio Prado Talavera (2010-2014) y Bertrand González Walter (2014-2018).

Hechos

A pesar de los hechos denunciados en su período, Bertrand González Walter ha presentado toda la documentación requerida por la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos para que las autoridades de este ministerio ordenaran a la Secretaría de Finanzas el desembolso de 17 millones de lempiras, que incluye un remanente de las transferencias de 2013 y todo lo correspondiente a 2014.

La situación administrativa y financiera que existe en esta municipalidad es tal que muchos de los empleados no tienen todavía acuerdo de nombramiento, no se realizan arqueos independientes y sorpresivos de los fondos y otros valores manejados por la tesorera municipal.

Los ingresos corrientes recaudados en Tesorería no son depositados en ninguna cuenta a nombre de la municipalidad, no se lleva un libro auxiliar de los ingresos recibidos por transferencias, subsidios, donaciones, préstamos, intereses bancarios y otros ingresos; en las órdenes de pago de 2014 no se describe el objeto del gasto, no se llevan controles adecuados de las erogaciones por gasto de combustible, tampoco existe control en la custodia y distribución de materiales adquiridos por la municipalidad para proyectos. Solo entre 2011 y 2012, de esta forma se retiró material por un monto aproximado a los 436,347 lempiras.

En las órdenes de pago realizadas entre el 26 de noviembre de 2010 y 18 de enero del 2013, por la cantidad de 1,532,359 millones de lempiras por compra de materiales, no se detalla el nombre del proyecto para el cual fueron utilizados, por lo que resulta imposible determinar el costo real de las obras.

En las cuentas por pagar no coinciden las facturas que tiene la municipalidad con las que tienen los proveedores de bienes y servicios. En una facturación que tiene la municipalidad establece una deuda de 3,477,329 lempiras, pero en la documentación de los proveedores la cantidad es de 2,299,824 lempiras, haciendo una diferencia de 1,177,505 lempiras.

Hay órdenes de pago duplicadas, con la misma numeración, con borrones, y no hay evidencia del producto adquirido. Por ejemplo, el 21 de abril de 2014 se emitió la orden de pago número 70 por suministro de madera para construcción de puente por un valor de 30,000 lempiras, no hay nombre del beneficiario, objeto del gasto ni firma del beneficiario.

También está otro caso de una orden de pago con tachaduras y corrector, de fecha 5 de diciembre de 2014, por concepto de pago de limpieza de calles de Wampusirpi, por 200 mil lempiras, y hay falta de evidencia del trabajo realizado.

Contrataciones

En el área de recursos humanos el desorden es tal que algunos meses no se elaboraron planillas de sueldos y salarios pagados a empleados, hay una gran cantidad de personal, principalmente jefes que no tienen acuerdo de nombramiento y no poseen los conocimientos para desempeñar los puestos; ejemplo de ello es la tesorera Cinthia Barahona Cuevas, quien no presenta informes mensuales de ingresos y egresos de la Corporación Municipal, según las denuncias que investigará el TSC.

En las planillas se detectó que existe personal vinculado en primer grado de consanguinidad, como el hecho de que la tesorera Cinthia Barahona Cuevas es nuera del alcalde y la secretaria Alba Rosa Cruz Carrillo es prima de Alejandrina Salinas Cárdenas, regidora número dos.

El señor Crecencio Martínez Hernández, vicealcalde, labora a tiempo completo en la municipalidad, devengando un salario de 20,000 lempiras, pero no tiene funciones por escrito, como establece la ley de municipalidades.

Asimismo, el TSC corrobora el hecho de que la Corporación de la alcaldía de Wampusirpi (2014-2018) aprobó la contratación de ocho personas como policías municipales, para resguardo del casco urbano, sin embargo, existen 15 personas contratadas que realizan la labor de guardaespaldas del alcalde.

Solo entre enero y junio de 2014, a estos guardias se les pagaron 431,196 lempiras, quedando pendiente el pago de julio a diciembre, también se les debe de enero a febrero de 2015.

En esta alcaldía también constan pagos por 559,000 lempiras a personas que no realizaron funciones. Del 25 de enero al 31 de diciembre de 2014 se pagó a 26 empleados, entre ellos algunos regidores municipales y, por supuesto, coordinadores de diferentes áreas, pero no existen informes de dichas actividades.

Ayudas sociales

Los desembolsos en ayudas sociales carecen de soporte documental. Entre el período 2010 y 2014 se pagaron 2,119,132 lempiras en ayudas sociales (subsidios, becas, alimentación y traslado de enfermos), las cuales carecen de documentación suficiente y pertinente, por lo que no es posible determinar la razón del gasto efectuado. Solo en 2014 se repartieron 1,248,530 lempiras y no se sabe a quiénes. Las órdenes de pago solo contienen el recibo elaborado por la tesorería, sin aprobación de la corporación, no hay listado de alumnos becados.

En los gastos de la municipalidad durante el 2014 hay ayudas sociales por la cantidad de 235,950 lempiras para varias iglesias que no presentaron solicitud, ayudas que no fueron aprobadas por la Corporación.

Tampoco hay algo que pruebe cómo estas iglesias utilizaron el dinero que recibieron en efectivo. Asimismo, hay cinco órdenes, todas en noviembre de 2014, donde el alcalde autorizó pagos por 75,970 en concepto de ayuda por enfermedad a favor de su hija Bianca Cristina González Mejía. En la descripción del recibo dice que fue para compra de medicamentos, sin evidencia de facturas.

Gastos

En los gastos generales del período 25 de enero de 2010 al 25 de enero de 2014 hay documentos soportes, como órdenes de pago con el mismo valor (sin factura, solamente recibos elaborados por la municipalidad) y originales con la misma justificación del gasto, pero con diferente valor.

Solo en 2014 se gastaron 552,720 lempiras, desglosados así: 29,120 para uniformes de empleados de la municipalidad, 123,000 para capacitación de jóvenes en marina, aunque no se sabe a quiénes se capacitó; se gastaron 400,000 en limpieza de calles, pero según las personas de la comunidad la limpieza y reparación de calles nunca se ejecutó y en la alcaldía no hay ninguna evidencia del trabajo realizado. En el período 2010 y 2013 también hay órdenes pago con la misma justificación por 183,400.74 lempiras, para compra de materiales de construcción y pasajes aéreos.

Obras

La municipalidad no cuenta con un plan de gobierno municipal que le permita alcanzar el bienestar de la población.

Las obras ejecutadas y en ejecución no cuentan con expedientes individuales, lo cual no permite darle seguimiento a los avances, tampoco se puede determinar el costo acumulado a una fecha determinada; entre esos proyectos están: la construcción del instituto Héctor Enrique Santos, a un costo de 800 mil lempiras, la reparación de varias viviendas por 1.518,196 y la reparación de calles 2012 por la cantidad de 1,590,880, todo esto en la administración anterior, igual en el 2014 aparece la reparación de una cancha deportiva por la cantidad de 300 mil lempiras, no se sabe si esto fue cierto o no.

Aparte de ello, en el municipio hay varios proyectos abandonados desde 2013, como el centro de salud Bilalmuk, la represa de agua Wampusirpi y el puente peatonal Arenas Blancas. En estas obras se gastaron 756,000 lempiras, fondos provienen de las transferencias. En la alcaldía no hay documentación que detalle la ejecución de estos proyectos.

Reacción

Ante los señalamientos de malversación de fondos en la alcaldía de Wampusirpi, EL HERALDO intentó contactar ayer a eso de las 3:00 de la tarde vía teléfono a González Walter, sin embargo, en su móvil únicamente se escuchaba la frase: “Gracias por su mensaje”.

De igual forma se contactó a la tesorera Cinthia Barahona Cuevas, quien tras escuchar para qué se le llamaba únicamente dijo: “ya vamos a pagar. Ya te regreso la llamada”, y cortó.

Luego devolvió la comunicación y sentenció que no se podía publicar algo sin base y, finalmente, colgó la llamada.

Ver más noticias de Al Frente

Normas de uso: Los comentarios publicados no reflejan la opinión de ELHERALDO.HN. No se aceptarán aquellos considerados difamatorios, calumniosos o injuriantes. Este espacio es para fomentar la libertad de expresión y enriquecer el debate, con un diálogo de altura y tolerancia.

( )