Devoción con rostro infantil
Jueves 17 de abril de 2014

Niños hondureños dramatizan la pasión y muerte de Jesucristo

07:33 pm  - Patricia Cálix 

El cuadro dramático de niños de la parroquia El Calvario, de Comayagüela, protagonizó en vivo las escenas de la vía dolorosa de Jesús.

Tegucigalpa,

Honduras

¡Crucifícale, crucifícale! Gritaba la turba desesperada, y luego de soltar a Barrabás, la suerte para el Divino Maestro estaba echada; Pilatos se lavó las manos, no había nada más que hacer...

La dramatización de la vía dolorosa de Jesús camino al calvario, como pago a la redención de la humanidad, tuvo como escenario las calles del barrio Villa Adela, de Comayagüela. Pero en esta ocasión, los protagonistas son más de 40 niños de la parroquia El Calvario quienes, desde su inocencia, buscan ser Evangelio vivo y dar testimonio de fe.

Evangelización

La Semana Santa es la época en la que también en los niños renace el fervor y la devoción y es a través de la actuación que se reviven los misterios de la Pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Para Jorge Daniel Munguía, de 8 años, significó un gran privilegio representar al Salvador del Mundo: Jesús de Nazateth.

En su carita de tez canela, ojos oscuros y expresivos, se advertía el dolor y la resignación, muestra de que sí sabía el papel que le tocaba representar y que había atendido las indicaciones de los directores, José Antonio Valladares y Mario Discua.

Vestido con una túnica blanca con pequeñas manchas que semejaban ser de sangre, sandalias, y en actitud sumisa, comenzó a recorrer las calles luego de que Poncio Pilatos lo enviara al patíbulo -lugar de ejecución-, en la escena de la primera estación del vía crucis.

Para interpretar la segunda estación; Jesús cargó con la cruz a cuestas, le fueron colocados un manto de color morado púrpura y una corona de espinas que ciñó su cabeza mientras escuchaba la voz de los centuriones que le gritaban ¡Ey tú, vamos, camina! Al tiempo que recibía latigazos en su espalda.

Los ladrones, registrados según la tradición con los nombres de Dimas y Gestas, lo acompañaron en este recorrido, donde les esperaba la segura muerte de cruz.

Así se desarrolló este acto piadoso y de fe la noche del Miércoles Santo, contemplado como una de las principales actividades que desarrolla la parroquia El Calvario durante la Semana Santa.

“Esta es una manera de evangelizar a través de los niños. Es importante involucrarlos en estas actividades porque en los niños está el futuro de la Iglesia, se hacen actividades para jóvenes, adultos, pero los niños no tienen protagonismo y queremos que lo tengan”, declaró el sacerdote, Ricardo Sevilla Chiang, párroco de El Calvario.

Las estaciones emotivas como el encuentro de Jesús con María, su madre; las caídas, la piedad de la Verónica que limpia el rostro de Jesús, el consuelo a las mujeres de Jerusalén, la compasión y la solidaridad del cirineo fueron fielmente dramatizadas por los pequeños artistas.

Asimismo llamaron la atención las escenas de la crucifixión y Jesús en los brazos de su madre, las que incluso arrancaron lágrimas a los presentes. Como parte de esta procesión solemne se preparó un anda con la imagen de El Nazareno en pequeña escala, la que fue cargada en los piadosos hombros de los niños

“Con este vía crucis infantil queremos ir motivando desde ya a los niños a que sean partícipes de las tradiciones de nuestros pueblos, en este caso llevamos un anda procesional con El Nazareno, donde ellos se encargan de cargarla”, expresó el párroco.

De esta manera los niños dieron muestra de su fe y devoción, a la vez revivieron las tradiciones de la época.

Ver más noticias de Al Frente